Log in
Sin imágenes

El pacto de las "floles y cololes"

  • Published in Política

EL BAR DE PEPE

En la metafísica del homo sapiens, Samuel Jonjabasen dice que la máxima aquella de “más vale malo conocido que bueno por conocer” ya se aplicaba en tiempos del “homo habilis”, por lo que no es nada extraño que en el siglo XXI siga vigente esa frase.
El Pacto de las Flores, (más conocido como el “Pacto de las Floles y Cololes” versión china del “parto” político) tal como se esperaba empieza fatal y ya se sabe que lo que empieza mal acaba peor.
La mezcla Psoe, Nueva Canarias, Si Podemos y Agrupación Socialista Gomera, es un cóctel  molotov y la mecha la acaba de encender Nueva Canarias con su pacto electoral con CC y PNV, incongruencia política que pone en evidencia a la formación de Román Rodríguez, siniestro personaje de la farándula política isleña que hace bueno el lema del trepa; “aquí vale todo”.
El currículum del hoy vicepresidente del bodrio canario es “demoledor”. Ha sido de todo en la política archipielágica, desde Director General de Asistencia Sanitaria, pasando por la Presidencia del Gobierno (1999/2003) Diputado en las Cortes, Diputado del Parlamento Canario,  hasta llegar a la Vicepresidencia en esta legislatura.
Román Rodríguez es el clásico camaleón, cambia de colores según la situación. Dicho esto y conociendo la movida no es de extrañar que prepare alguna jugada para cargarse el jarrón con las floles y cololes, y abrir el pacto de la omertá con las huestes de Coalición Canaria, eso si, con él como Presidente del mogollón.
El asunto de las Flores ha traído los colores en la cara de los canarios que votamos la opción socialista el pasado 26 de mayo, al comprobar que el famoso programa de 30 folios donde se definen los “ocho ejes que ponen las bases a la gobernabilidad de las islas Canarias, empezando por la lucha contra la pobreza y la exclusión social; el fortalecimiento del estado del bienestar, potenciando y mejorando los servicios públicos esenciales; fomento de la igualdad de género; y favorecer la creación de empleo y el crecimiento económico. Los cuatro restantes pasan por el desarrollo sostenible y lucha contra el cambio climático; defender la regeneración política y la modernización de las administraciones públicas; la necesidad de una política fiscal justa y suficiente, y agenda Canarias-Estado”, o no funcionan los ejes, o no están bien engrasados, o como bien decía en mi artículo Angel Victor Torres ¿un bluff?:
“Es posible que la intención sea buena, no lo dudo, pero lo que ocurre, y lo debe saber Angel Víctor, que los canarios estamos hartos de estar hartos de cantos de sirenas, de ayatolas padres de la patria, de mindundis roba gallinas y advenedizos trepas a los que les importa los problemas de la gente, de los canarios, una verdadera mierda.”
Recuperar  a partir del 1 de enero de 2020 el Impuesto sobre sucesiones y donaciones en Canarias es una puñalada trapera al ciudadano, ni más ni menos, y no sirve el limite de 300.000 euros como freno a las herencias más humildes cuando sabemos que cualquier chiringuito pagado a través del esfuerzo de 40 años de trabajo está muy próximo a esa cifra.
La excusa para volver a darnos caña es la de siempre “que sirve financiar el 12% del gastos social presupuestado”, mentira cochina y marranada histórica al atentar gravemente contra la inteligencia de los canarios.
Vamos a llegar a los 180 días del evento floral y ni floles ni cololes,  todo sigue igual, excepto la cuenta corriente de Angel Víctor Torres, Román Rodríguez, Noemi Santana y Casimiro Curbelo las que, seguramente, habrán aumentado en su cuantía, por otro lado estoy convencido que los susodichos personajes habrán legado y recibido sus legados con antelación al 1 de enero de 2020, aquí el que no se ha escondido…
Todo sigue igual, excepto para algunos, unos cuantos,  quizás 275.000 canarios que heredar será un calvario y más de uno mandarán al carajo los terrenos que su padre heredó de tus abuelos y que ahora te endosan a ti previó pago de 30.000 euros más otros impuestos añadidos.
El paro, la pobreza, la desigualdad social, las largas listas en la sanidad a la espera de un especialista, de una operación (un oculista año y medio en lista de espera, operación de cataratas dos años) la educación  en la puta cola, las viviendas sociales sin rastro en el horizonte, y no es de extrañar que vuelva el copago a las recetas médicas a los pensionista con la excusa de financiar “los viajes de los abuelos a Benidorm” u otra chorrada parecida.
Menudo Pacto de floles y cololes gediondos...