Log in
Sin imágenes

Zebenzui ya tiene quien le defienda (y portavoz)

  • Published in Política



José Alberto Díaz, después  la autoevaluación como abogado  que nos brindó en el último Pleno,  ya ha asumido   --por fin--  públicamente el rol que viene desempeñando en los últimos tiempos: me refiero al de abogado defensor y portavoz de Zebenzuí, el concejal de los wasaps machistas.

En una entrevista radiofónica  “concedida”   a Radio Faycán,  efectuó duras acusaciones a la oposición de  haber utilizado los wasaps para realizar   “una instrumentalización de una campaña con el objeto de generar otra mayoría alternativa”. Es decir, para forzar la dimisión de Zebenzuí  y promover una Moción de Censura  que aparte a Coalición Canaria   -- y, por tanto al altruista abogado y portavoz de Zebenzuí--    de la Alcaldía.

A continuación, ya en funciones netas de portavoz de Zebenzuí, nos trasmite: “otra mayoría altenativa“ que  “Él (Zebenzuí)  no defiende y que por lo tanto no va a dejar el acta, porque sigue convencido que éste es el proyecto y que por lo tanto no va a satisfacer la voluntad de parte de la oposición”. Fantástico.

O  séa que  --en la argumentación del abogado defensor de Zebenzuí--    la oposición instrumentaliza el “error” de Zebenzuí ,   como si dicho “error” fuera eso: un simple “error”, sin entidad alguna, y no hubiera sido condenado unánimemente por la ciudadanía del uno al otro confín.

Es la oposición. Oposición mala malísima.

Dije en el Pleno que, en mi opinión, las afirmaciones o las bravuconadas de Zebenzuí  tienen mucho de imitación de actitudes y comportamientos que él ha visto o de las que ha tenido noticias. Tal vez algún día sepamos  cuándo, dónde y quiénes han sido sus maestros.

Pero,  hasta aquí, el abogado defensor  -- para defender lo indefendible-- acusa; pero sólo son meras acusaciones que parten de negar la  gravedad  de los hechos y de las exigencias de la ciudadanía, y  del acuerdo unánime propio Pleno del Ayuntamiento que un alcalde debería representar  y que, además, tiene la obligación de ejecutar. Y, si la ejecución no depende de la autoridad de la alcaldía, al menos no debería  intentar boicotearlo.

Lo mejor es cuando el alcalde-defensor-portavoz declara, en nombre de su defendido,   que Zebenzuí no defiende otra mayoría y que, por tanto, no va a entregar el acta de concejal  “porque sigue convencido de que éste es  el Proyecto”.

Cualquier persona  que entienda el idioma castellano llegará a la misma conclusión que uno: que José Alberto Díaz, al venirse arriba como portavoz de Zebenzuí  y  trasmitirno la inquebrantable adhesión de éste al Proyecto  (léase Régimen de ATi, porfa) no sólo está dejando claro quiénes respaldan y por qué la continuidad de Zebenzuí  como concejal.

Lo que es simplemente, al tiempo, una confesión del alcalde-defensor-portavoz en toda regla.

Las acusaciones contra la oposición tiene que demostrarlas. Le está resultando difícil, porque “los hechos, hechos son”.

Pero,  como dice el dicho que sabemos hasta los abogados de menos nivel que José Alberto Díaz , “a confesión de parte, relevo de prueba”.

Menuda tropa.