Log in
Sin imágenes

La reforma que todos esperamos

  • Published in Política


EL BAR DE PEPE

Como en la misa, es justa y necesaria. La reforma electoral se hace imprescindible.

Suprimir la ley D´Hont como sistema electoral se hace urgente para acabar con la injusticia que supone un sistema electoral de cálculo proporcional que divide el número de votos emitidos para cada partido entre el número de cargos electos con los que cuenta cada circunscripción.

Este reparto proporcional beneficia tanto a los grandes partidos políticos como a los partidos nacionalistas.

Permite un acceso más sencillo a las formaciones más pequeñas, al contrario que con otros sistemas de proporcionalidad como el directo (que utilizan por ejemplo EEUU y Reino Unido), en el que la fuerza más votadas en cada circunscripción se lleva todos los escaños. La ley D'Hondt la creó el jurista belga Victor D'Hondt a finales del siglo XIX

A día de hoy está vigente muchos países como Francia, Argentina, Finlandia, Paraguay, Portugal o Suiza, entre otros.
La nueva ley electoral que propone Ciudadanos lleva aparejada la doble vuelta, las listas abiertas, o el fin del voto rogado, no exigen una reforma constitucional que, además, y según argumentan desde Ciudadanos, sería mucho más complicado sacar adelante.
Lo mismo defienden en Unidos Podemos, cuya idea para avanzar en la reforma de la ley Electoral pasa por la de sustituir la actual ley D'Hont de reparto de escaños por la fórmula Saint-Lagüe que se aplica en Alemania y en otros países y que, según defienden, garantiza una mayor proporcionalidad porque garantiza el principio de 'una persona, un voto'.

Para tener en cuenta la diferencia entra la ley D´Hont y la fórmula Saint – Lagüe pongamos como referencia las últimas elecciones generales del 26 de junio de 2016 aplicando la actual ley electoral y con la circunscripción provincial, los resultados fueron estos: PP, 137 escaños; PSOE, 85; Unidos Podemos, 71; Ciudadanos, 32; ERC, 9; PDeCat, 8; PNV, 5; EH-Bildu, 2; y Coalición Canaria, 1.
Con el sistema Saint-Lagüe y con el mismo número y reparto de votos, el resultado hubiera sido el siguiente: el PP bajaría de 137 a 122 escaños; el PSOE sólo perdería uno (pasaría de 85 a 84); Unidos Podemos subiría de 71 a 77; Ciudadanos, de 32 a 44; ERC se quedaría igual, con 9; el PDeCAT, perdería uno (de 8 a 7); al igual que el PNV (bajaría de 5 a 4).

Como podrán comprender, el chollo del Sr. D´Hont no lo quiere soltar el partido en el poder que ve con mucho problema repetir resultados mayoritarios.

Está clarísimo que la reforma de la ley electoral tiene que ser una prioridad para los políticos, no solo del parlamento nacional, también tendrá que renovarse en los estatutos de las comunidades autónomas.

La ley electoral de los canarios es un verdadero bodrio mafioso, creado exprofeso para la rotación del tripartito formado por el Partido Popular, Coalición Canaria y Partido Socialista Obrero Español, dos de ellos rotando siempre al pairo de Coalición Canaria que, aún siendo la lista menos votada, gobierna en las islas desde hace más de 30 años, con el resultado que todos conocemos, paro, miseria, etc.
El Psoe se la está jugando a una carta, y no es otra que apoyar e integrarse en las conversaciones entre Unidos Podemos y Ciudadanos para acabar de una vez con una ley electoral obsoleta, injusta y que margina al votante en cuanto al valor del voto de uno u otro ciudadano. Es posible que cambiando el voto en el sentido de una persona un voto, se acabe con el pasotismo del abstencionista en el sentido que vuelva a creer que su voto es útil y no que Rajoy se lo pasa por el forro de la Ley D´Hont.

Sánchez tiene ante si el primer reto para apoyar lo que siempre a estado reclamando, ahora es el momento de salir de la cueva de la calle Ferraz y demostrar a todos los españoles que no son palabras las promesas que nos hizo, a todos, en las primarias del Partido Socialista.

En el fondo y en la superficie en la sede de la madrileña calle de Ferraz, todo sigue igual, como si nada grave hubiera o hubiese ocurrido, todos parece como si la amnesia afectase a su memoria y el golpe de mano de Susana Diaz y sus cómplices no existió y que todo fue una mala pesadilla.