Log in
Sin imágenes

Peleas de gallos, asignatura pendiente

  • Published in Política

La abolición de las peleas de gallos es una asignatura que tenemos pendiente. La ley canaria 8/1991 de 30 de abril  sobre protección de los animales, en su momento fue innovadora. Estuvo apoyada en una Iniciativa Legislativa Popular con 25.000 firmas y fue su impulsor el diputado autonómico Miguel Cabrera Pérez-Camacho.

Prohíbe la utilización de animales en peleas, fiestas, espectáculos y otras actividades que conlleven maltrato, crueldad o sufrimiento. Esta actual ley el Gobierno de Canarias pretende ampliarla con la prohibición de las peleas de gallos y los espectáculos en circos con animales y limitación de animales de compañía.

José Miguel Barragán, consejero de la presidencia, argumenta que va a ser muy difícil contentar a todas las partes implicadas. No existe estadísticas sobre el numero de aficionados a las peleas de gallos, pero no creo que llegue al 5% de los canarios y en consecuencia el argumento político pretendiendo contentar a todas las partes implicadas, no tiene el suficiente sustento, teniendo en cuenta que la gran mayoría de los canarios estamos por su abolición

Las corridas de toros y peleas de gallos, no se pueden considerar como cultura o tradición, y si como lamentables e indeseadas costumbres.

Las corridas de toros y escuelas taurinas se sustentan por las subvenciones que reciben, fundamentalmente por ayuntamientos gobernados por el PP. El gobierno de Mariano Rajoy redujo éste año el IVA en las corridas de toros del 21 al 10%

Paradójicamente el diputado regional Pérez Camacho, que formaba parte de las AIC cuando presentó y fue aprobada la ley, se pasó posteriormente al Partido Popular, máximo defensor de las aberrantes corridas de toros.

El pueblo canario nunca ha sido agresivo y en consecuencia, éste tipo de costumbres deberían ser erradicadas. Al ser ostentosas debido a que se producen ante aficionados y publico en general, su rechazo tiene  mayor predisposición, pero va siendo hora de que se legisle a favor de una ley integral en contra del maltrato animal en general, que también tenga en cuenta los animales de granja, su forma de criarles, reproducirles y someterles al sacrificio para el consumo humano. Por supuesto todo ello acompañado con las medidas y medios adecuados para que éstas practicas se penalicen y no se puedan realizar.

Antonio Aguado Suárez