Log in
Sin imágenes

Sobre las elecciones francesas

  • Published in Política

“y sus lecciones para las izquierdas europeas”

Es muy difícil extrapolar de unas elecciones a otras y barrer para casa en otro Estado, con otras costumbres políticas y otra Constitución muy diferente, pero hay resultados que marcan tendencia y que nos inducen a hacer análisis y a sacar lecciones.

La primera es que se diga lo que se diga los candidatos y candidata más críticos con la UE que de una u otra forma cuestionan la UE alemana y pro-austeridad han sacado muchos votos, mayoría si sumamos los de Mélenchon, Le Pen y Hamond. Los pueblos de Europa cada son más críticos con una UE exclusivamente de los capitalistas y los mercados así como para salvaguardar las finanzas privadas.

En segundo lugar el hundimiento del PSF que a pesar de la buena voluntad de su candidato y su programa escorado a la izquierda ha sufrido una derrota sin paliativos pagando en cabeza ajena los errores y las políticas neoliberales de Hollande y Valls. Además de las traiciones del propio Valls y toda la élite de la dirección y el gobierno socioliberal francés. Ha perdido votos hacía el también socialista Mélenchon, pero también a su derecha hacía Macron que era el candidato del Sistema y del poder financiero. Macron era el candidato real de los socioliberales que han preferido asesinar al PSF antes de verlo situado en la izquierda. Maniobras semejantes se verán en Gran Bretaña y en España.

En tercer lugar la izquierda ha tenido un corrimiento y muchas y muchos socialistas han encontrado en Mélenchon su esperanza. También ha sido voto útil de la izquierda y receptor de la protesta progresista contra la Unión Europea con la que el socialista de izquierdas es incluso más crítico que sus socios del PCF, el partido comunista.

En cuarto lugar aparece el personaje Macron definido como socioliberal por el grupo PRISA. Macron ha sido el candidato de toda la élite sociolberal y enterradora de la socialdemocracia a nivel europeo, no solo francés.

Macron no es socioliberal siquiera, es ultraliberal y mantiene excelentes relaciones con Ciudadanos en España. Es un ultraliberal, que representa los intereses de la banca. Esta además a la derecha del viejo gaullismo (Golismo) de los seguidores del General, que si bien eran conservadores, sus valores eran profundamente republicanos, creían en el estado y no eran liberales. Además ellos y no solo con De Gaulle, le plantaron cara a los EE.UU, recuérdese la posición de Francia en la guerra de Irak con gobierno gaullista. Macron por su parte es el hombre de Alemania y de los EE.UU y su programa es puramente liberal. Veremos que en campaña deberá moderar su discurso anti protección social y pro alemán, pero lo importante será verle gobernar y será curioso observar como paga a los traidores del PSF.

El demonio de la extrema derecha y el racismo de Le Pen, le vendrá bien al derechista no extremo Macron.

En conclusión las izquierdas debemos reflexionar, no buscar premios de consolación. La realidad es que de los dos candidatos más votados uno es de derechas y la otra es de extrema derecha. Pero Le Pen frente a la izquierda burguesa que hoy domina el panorama político europeo alternativo, sabe que hay clase obrera y tiene mucho voto obrero, ante los retrocesos sociales y el paro así como ante el empobrecimiento de las clases populares. De todas formas la neofascista civilizada Le Pen ha roto la unidad de la clase obrera en base a su lugar de nacimiento y color y la clase obrera ya es en toda Europa multicolor y multi étnica.

Las lecciones de Francia las hemos de repensar y hacerlo con más tranquilidad. Proponiendo ideas valientes y novedosas ante unas clases trabajadoras diferentes, por precarias y multirraciales.

Tal vez la novedad sea recuperar el discurso transformador y socialista como comienza a ocurrir en el mundo anglosajón.

Lo que si es cierto es que Macron nada tiene de nuevo y representa lo más rancio del capitalismo, el neoliberalismo y el control político de la banca, lo cual hay que reconocer que en Francia si es una novedad y que tal vez hemos de remontarnos a la II República francesa para encontrar un ejemplo semejante.

Secretariado de Alternativa Socialista (@CLI_AS)