Log in
Sin imágenes

El nacionalismo canario

  • Published in Política

El nacionalismo canario - Cuestión difusa e inconclusa

Hoy, más que nunca, resulta apropiado refrescar la memoria de los ciudadanos que vivimos en un archipiélago ubicado en el Océano Atlántico y, que, conforma parte de la Macaronesia, junto con los archipiélagos de Azores, Madeira, Salvajes y Cabo Verde; conjunto de islas más austral y occidental de Europa.

Las Canarias, están ancladas al noroeste del continente Africano; también conocidas como las Afortunadas; antes de continuar la presente exposición, resultaría apropiado hacer una somera referencia histórica de dichas islas.

La primera referencia histórica acerca de la existencia de las Islas Canarias la encontraremos en la Grecia clásica, a través de Homero (s. VIII a. C.) y Hesíodo (s. VIII a. C.), los cuales se referían a unas islas que situaban más allá de las Columnas de Hércules (Estrecho de Gibraltar), a las que denominaban Hespérides o Campos Elíseos. Estas islas eran consideradas como una especie de paraíso terrenal, noción muy ligada a la mitología griega. Posteriormente, reencontramos el tema de las Canarias con los romanos, ya Plinio el Viejo, siglo I d. C. (Historiador romano) describe, en su tratado de Historia Natural, unas islas situadas más allá de las columnas de Hércules a las cuales denomina Afortunadas (Fortunatae Insulae). (1)

El mito de la atribución del nombre de Canarias, basado en los perros (canes); es eso, un mito, es decir, nada más lejos de la realidad, pues el nombre se atribuye a los lobos marinos. (2)

El verdadero origen del denominado perro de presa canario. El perro que muchos consideran oriundo de las islas canarias, en realidad fue traído por los conquistadores, al igual hicieron con la conquista de América, para emplearlos cual arma de guerra contra los aborígenes o indígenas. (3)

Nota del autor: El origen de la palabra canario “canrii”, según la teoría más acertada, deviene de la tribu norteafricana del mismo nombre. Al respecto, véase el trabajo del Dr. don José Juan Jiménez G., arqueólogo y conservador del Museo Arqueológico de Tenerife; dicha obra intitulada: “La tribu de los Canarii. Arqueología, Antigüedad y Renacimiento”, LeCanarien ediciones, 2014 (Págs. 280)

La conquista de las islas Canarias, comenzaría por las islas orientales por parte del aventurero, navegante, comerciante y pirata natural de Normandía (región norteña francesa), Jean IV de Béthencourt,  castellanizado como Juan de Bethencourt; la empresa de conquistar las Canarias, no sería ni pacifica ni breve en el tiempo, pues se prolongó casi un siglo (1402 a 1496). Existieron dos tipos determinados de modelo de adscripción, según fueran conquistadas directamente por los Reyes Católicos, islas bajo el dominio directo de la corona, es decir, las denominadas islas de realengo: Canaria, La Palma y Tenerife; y,  el resto de islas que serían las denominadas de señorío por concesión real.

Corría el siglo XIX; concretamente, tras las Cortes de Cádiz (1812), con el secuestro del Rey por parte de Napoleón Bonaparte; dando comienzo a la formalización o ejecución del proceso de liberalización de las, por entonces, aún, provincias americanas; así mismo, se produciría un movimiento de corte independentista canario, protagonizado por Secundino Delgado Rodríguez (Sta. Cruz de Tenerife 1867 – ídem 1912); hoy considerado el padre del Nacionalismo Canario. El primero de los partidos que promovió fue el Partido Popular Autonomista (PPA), presentándose a las elecciones de 1901, logrando tan sólo un concejal por Santa Cruz de Tenerife. Años después de morir Secundino Delgado; concretamente en 1924, se fundaría el Partido Nacionalista Canario en la Habana (Cuba), autoproclamado heredero del pensamiento de Secundino Delgado; en realidad era una apuesta de corte capitalista burgués, que poco o nada tenían que ver con las ideas obreras de Secundino; si bien el PNC, en Cuba apostaba abiertamente por la independencia de Canarias. El periódico del PNC publicaría un texto con un punto de vista marxista. Señalando la necesidad de liberarse del dominio político y social de las Canarias, por parte de España y el Reino Unido, tal como había indicado en su día Secundino Delgado Rodríguez. (4)

A comienzos del siglo XX, finalizada la II contienda mundial y la guerra Civil Española, las Canarias volverían a tener un periodo de relativa calma; aunque de un nivel de dureza y pobreza extrema para muchos de sus habitantes, que se vieron, una vez más, obligados a emigrar, particularmente, al continente americano en busca de una vida mejor.

Incorporada España a las Naciones Unidas (1955), se encontró con la cuestión de entregar un listado de TNA (Territorios en fideicomiso y/o colonias); la Asamblea General de las UN, el 14 de diciembre de 1960, aprueba la Declaración sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales: “Resolución 1514”; a propuesta del representante de la UR.SS (Kutchava), señala como colonias españolas a Ifni, Sáhara y las islas Canarias; posteriormente, la propuesta soviética sería respaldada por el delegado búlgaro (Grinberg): “Ifni, Sáhara, Fernando Poo, Rio Muní y las islas Canarias”, si bien hay que señalar que el Embajador de España ante la ONU, Sr. Aznar, lograría que no se incluyera en dicha sesión a las islas Canarias; al siguiente día, el delegado de Ucrania, presentaría una enmienda al texto de los 6, incluyendo a “las Islas Canarias”. Finalmente, ante el desconocimiento generalizado, por parte de los delegados de los diferentes países, se lograría salvar la introducción de las Islas Canarias en el listado de los  países y territorios a descolonizar (TNA); asunto desconocido, para una mayoría de los propios canarios. (5) y (6)

Llegada la transición española y su Constitución de 1978, se alcanzaría la democracia (o mejor decir una partitocracia compuesta por partidos estatales), de corte plutocrático; llegando alcanzar el poder un conjunto o conglomerado de siglas unidas, más por intereses particulares que generales, configurándose la unión de fuerzas locales bajo lo que se ha venido en denominar Coalición Canaria (CC); coalición de partidos políticos fundada en 1993, que ha sostenido de manera ininterrumpida, gracias al sistema electoral imperante en Canarias (SEC), el poder del Gobierno de Canarias; por supuesto, todo hay que decirlo, con la falta de visión política, por parte de las fuerzas políticas, especialmente, las de ámbito nacional (PP y PSOE), los cuales han venido contribuyendo de manera directa cuando no indirecta al sostenimiento de CC en el control del Gobierno de Canarias.
La exposición no estaría completa, sí obviásemos  una breve referencia al Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), movimiento independentista alumbrado en Argelia en el año 1964, liderado por el abogado don Antonio Cubillo Ferreira (San Cristóbal de la Laguna: 03-06-1930 – ídem: 10-12-2012).

Así mismo; resulta pertinente mencionar la errada inclusión de Canarias a la Unión Europea (12 junio 1985) como Región Ultraperiférica, cuando lo acertado, por razones obvias, hubiese sido adherirnos a la ASOCIACIÓN DE TERRITORIOS Y PAISES DE ULTRAMAR (PTUM); al respecto véase el trabajo realizado por el Grupo de Opinión CANARIAS NACIÓN, “Canarias y Europa, hay otra manera. La historia de un engaño: LA NECESIDAD DE UN NUEVO RUMBO”, Ed. Grupo de Opinión Canarias Nación, Archipiélago Canario, Imprime: Ulzama, sept. 2015.-

Inmersos en los avatares, inicios del s. XXI, suscitados en el panorama de la geopolítica, y, especialmente dentro del ámbito político económico nacional e internacional (crisis de estabilidad política, corrupción en los partidos a todos los niveles, especialmente en los ámbitos locales, etc.); todo ello, gestaría en España el nacimiento de un movimiento que sería conocido como el 15M o el de los indignados; dicho movimiento fue bautizado fuera de las fronteras españolas como “Spanihs Revolutión” movimiento, presuntamente, prefabricado ex profeso, con el claro objetivo de evitar un desbordamiento social (Michel Chossudovsky “Fabricando la disidencia”); tal modelo, ha traído nuevas siglas al ruedo político sumándose a las existentes; en referencia a Canarias, los  responsables de esas nuevas siglas, tras el último proceso electoral (24/05/2015), han clamado un cambio del SEC al resultar profundamente desequilibrado.

Tras todo lo expuesto, no queda por menos que centrar la cuestión central de la exposición; es decir, la falta de unidad de los canarios, es decir, conjunto de la sociedad canaria, para entender en sus justos términos, las especificidades y/o particularidades de encontrarse situadas estas ínsulas a algo más de dos mil kilómetros de la metrópoli; así como, la importancia de escoger a nuestros representantes de una manera mucho más objetiva y acorde con territorios insulares; a la vista están los hechos. Por otro lado, cuando se habla, en foros de ámbito nacional, sobre los nacionalismos, y, teniendo Canarias, con diferencia, mucho más Derecho a ser tenida en consideración como tal; sin embargo, poco o nada se dice de estas islas al respecto, pues si bien se debate y expone sobre territorios llamados históricos cuales Cataluña, País Vasco, e incluso respecto de los gallegos, nada o muy poco se considera sobre la nación Canaria; ahora bien, las causas habría que buscarlas en los propios representantes canarios, pues éstos se centran más en pedir que en mostrarse y actuar como tales nacionalistas; en más de las ocasiones, se han plegado a los intereses del Gobierno de turno, metafóricamente, haciendo una genuflexión en muestra de sumisión o acatamiento.

Canarias, hoy igual que ayer, carece de una representación decidida, inequívoca y aunada, capaz de aglutinar, más allá de exigencias de tipo pecuniario, los intereses de todos los habitantes de las islas; por ello, en los años de gobiernos presididos por CC, no se ha visto más que propuestas que, básicamente, satisfacen los intereses de ciertos sectores concretos minoritarios, y, claramente, enfrentados a los del conjunto mayoritario del pueblo al que dicen representar, ejemplo el nuevo anteproyecto de la Ley del Suelo (2017), pese al amplio rechazo suscitado “ad hoc”.

Quisiera terminar, esta exposición recordando a un prohombre de estas islas, concretamente me referiré al reconocido prócer canario Cesar Manrique (Puerto Naos-Arrecife (Lanzarote) 24-04-1919 – ídem 25-09-1992); si bien decía no era partidario de los nacionalismos, por el contrario se comportaba en la praxis como un extraordinario defensor de Canarias, especialmente de Lanzarote su isla natal. Ojala tuviésemos en cada una de las islas unos  cuantos como él; entonces, probablemente, los habitantes de estas islas, sí serían verdaderamente Afortunadas, y, de seguro, no estaríamos una situación de incertidumbre y precariedad como la actual. Sirvan estas pocas líneas, para mostrar mi admiración y respeto por su gran y genial obra y, por supuesto, a su enorme capacidad como ser humano. Canarias, necesita de hombres y mujeres tal Cesar, capaces de aunar esfuerzos en pro de Canarias como territorio especifico y especial que es, con independencia de ideologías y/o del lugar de nacimiento.

Recomiendo el documental realizado por TVE-2, IMPRESCINDIBLES – “TARO, el eco de Manrique”, el cual nos muestra la figura del hombre genial, que defendió sus postulados sobre la protección del medio ambiente y el territorio de las islas Canarias, especialmente, el de su amada Lanzarote. (7)

Haciendo referencia al título escogido; inequívocamente cabe afirmar, que, el nacionalismo canario, en la praxis, desafortunadamente,  carece de una clara definición y, por consecuencia, revela un nacionalismo incierto.

Frente a las diferentes corrientes políticas existentes actualmente en Canarias, llama profundamente la atención el tema del ostracismo en torno al que, por razones históricas, debería ser el abanderado del movimiento del nacionalismo en Canarias; nos referimos al PARTIDO NACIONALISTA CANARIO (PNC), fundado en la ciudad de la Habana (Cuba), el 30 de enero de 1924, siendo su primer presidente don José G. Cabrera Díaz; dicho partido se proclamaría heredero del pensamiento de Secundino Delgado. Resulta llamativo, itero, que a día de la fecha el PNC, no sea el partido líder del nacionalismo en Canarias; por el contrario, hoy, subsumido en CC,  inadecuada posición pasiva y escasa afiliación.
Terminaré la exposición, a modo de reflexión, con la siguiente pregunta: ¿Los que sentimos, nacimos o vivimos como canarios; actualmente podemos considerarnos, políticamente hablando, adecuadamente representados?

Sirva la exposición, aquí trazada, cual sobrio pero merecido homenaje a todas aquellas almas isleñas, valedoras de Canarias, que nos han precedido en el tiempo; tanto los que ya no están entre nos físicamente, cuanto aún lo están. De entre los muchos de los próceres canarios, con algunos, en más o en menos, he tenido y tengo el privilegio de haber compartido momentos de tertulia; desde aquí mi gratitud a todos ellos, por dejar sus huellas para que otros sigamos la senda correcta con tino, tesón y honestidad; confiando transferir el testigo a mejores manos que lo portarán a la meta.



Citas utilizadas:
(1) http://www.gevic.net/info/capitulos_cat.php?idcategoria=1
(2) https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5269270.pdf
LA PRIMERA IMAGEN DE LAS ISLAS CANARIAS EN LA NATURALIS HISTORIA DE PLINIO EL VIEJO, por Alicia García García - Antonio Tejera Gaspar - Profesora de Enseñanza Secundaria - Catedrático de Arqueología, Universidad de La Laguna Dialnet-LaPrimeraImagenDeLasIslasCanariasEnLaNaturalisHist-5269270; con cita de la obra de: J. J. Jiménez González, Canarii. La génesis de los canarios desde el Mundo Antiguo, Santa Cruz de Tenerife, 2005, pp. 26-31.
(3) http://www.abc.es/historia/abci-perro-asesino-conquistadores-espanoles-murio-combatiendo-contra-decenas-indios-201511190226_noticia.html
(4) Secundino Delgado Rodríguez (Añaza-Santa Cruz de Tenerife: 05-10-1867 / ídem: 04-05-1912); considerado, indubitadamente, el padre del nacionalismo canario; para conocer más acerca del personaje: http://nacioncanaria.blogspot.com.es/2008/05/secundino-delgado-padre-del.html
(5) PINIES, Jaime de, “La descolonización del Sáhara: Un tema sin concluir”, Espasa Calpe, S.A., Madrid 1990.
(6) UTRERA, Federico, “Canarias Secreto de Estado. Episodios inéditos de la Transición política y militar de las Islas Canarias”, Mateo López Editores, Madrid, 1996.
(7) Recomiendo la búsqueda en Internet, y visionado del vídeo documental de TVE-2, Imprescindibles - TARO, el eco de Manrique; de Miguel G. Morales, 2012; el documental presenta la figura del hombre, Manrique, pero sobre todo de la defensa de la ecología y los valores que defendió, siempre, el genial Cesar Manrique.