Log in
Sin imágenes

Política Social

Política Social

Fosa común cementerio de Las Palmas: Razones para una huelga de hambre

Tantos años de espera para poder abrazar los huesos de nuestros queridos muertos que ya parece que no queda esperanza, décadas enteras desde que aquel triste 29 de marzo de 1937, cuando balas fascistas asesinaros en el campo de tiro de La Isleta a mi abuelo Francisco González Santana, al alcalde comunista de San Lorenzo, Juan Santana Vega y al resto de camaradas y compañeros.

Ese día mi familia comenzó una lucha sin cuartel por dignificar su heroica memoria, para intentar recuperar unos restos arrojados como basura a la fosa común del cementerio de Las Palmas junto a cientos de republicanos fusilados, otros ejecutados a pie de fosa de un tiro en la nuca por falangistas y otros criminales vinculados al sanguinario golpe de estado del General Franco.

Estos 80 años han servido para que estos nombres manchados de sangre salgan a luz del mundo, se conozcan en cada rincón de la conciencia de las personas de bien que han luchado y luchan por un mundo mejor, por la liberación de la clase trabajadora.

Las familias queremos exhumar la fosa común del cementerio de Las Palmas, pero manos negras con nombre de concejal y sus esbirros sin muertos en ninguna fosa lo bloquean, tratan de que no se conozca lo que hay debajo de esa tierra, de esos vertidos, de esa cal viva, que los nombres de los genocidas jamás salgan a la luz, que la verdad siga oculta, pisoteada para siempre.

Se ha llegado a un acuerdo de exhumación con el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, hace escasas semanas, pero el grupo de gobierno del Ayuntamiento capitalino y al parecer también su alcalde Augusto Hidalgo, bloquean cualquier compromiso, que la máxima institución de la isla ejecute y financie la apertura, recuperación, identificación y sepultura digna de las cientos de personas que yacen asesinadas en este agujero del horror y de la muerte.

Eso jamás lo vamos a permitir y por todo ello, de no producirse una solución a esta justa reivindicación, comenzaré una huelga de hambre hasta las últimas consecuencias en la fosa común de este cementerio el domingo 1 de enero de 2017.

Soy consciente del riesgo que conlleva dicha acción, que me jugaré la vida, pero pienso que cualquier iniciativa por las cientos de miles de personas asesinadas y desaparecidas por el franquismo en el estado español lo merece, que seré solo un grano de arena más en esta causa invencible, donde tantas personas de bien dejan los mejores años de su vida por recuperar y dignificar a sus muertos.

“La historia es nuestra y la hacen los pueblos”, dijo el presidente Salvador Allende, antes de ser acribillado por las balas fascistas en septiembre de 1973, este es el momento, el año 2017 comenzará para quienes seguimos creyendo en la democracia y la libertad con una acción histórica, la que seguramente ni ruborizará de vergüenza a quienes ejercen el poder para llenarse los bolsillos, los que entran en política para proteger el honor de los criminales y genocidas, los que solo en esta tierra asesinaron impunemente a más de 5.000 personas inocentes simplemente por pensar diferente, por ejercer su derecho a la defensa de un sistema democrático y de progreso.

Francisco González Tejera

http://viajandoentrelatormenta.blogspot.com.es

  • Escrito por Francisco González Tejera
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 466

Aberración en Brasil: Chica de 15 años, violada por 30 reclusos durante 26 días

Jueza responsable: Venial sanción (2 años de suspensión con sueldo)

Durante la primera quincena de octubre de 2016, se ha conocido la sanción impuesta por el Consejo Nacional de Justicia brasileño (CNJ), de dos años de suspensión (pena de disponibilidad), pagadas o retribuidas, a la Juez doña Clarise María de Andrade, por haber dictado en octubre de 2007, el encarcelamiento de una joven de 15 años (entonces), la cual fue instalada en un módulo con 30 reclusos varones al no existir una celda para mujer; los 30 presos abusaron, reiteradamente, de la joven durante casi un mes, concretamente, 26 días. (1)

Si bien el penoso caso data del mes de noviembre de 2007; ha saltado a los medios de comunicación local, nacional e internacional, tras conocerse la suspensión de la Juez que, injusta y desproporcionadamente, había ordenado el ingreso de una chica en prisión, presuntamente, por el robo de un celular o móvil; hasta ahí, podría tolerarse, pero la cuestión es que la chica de unos 15 años de edad, fue encerrada en una celda con varones; los cuales se aprovecharon, cual animales celados se tratase, de la indefensa chica.

No pudiendo exonerarse de culpa a susodicha Jueza; toda vez que, cualquier persona con un mínimo de razonamiento hubiera entendido que la chica iba a ser objeto de abusos, en medio de treinta reclusos carentes de escrúpulos y ávidos de sexo. Por lo tanto, la Juez, debido a su saber especifico, debía haber previsto y evitado un daño que resulta totalmente irreparable; ante tamaño desatino, hubiera de esperarse una condena mucho más dura que la sanción impuesta desde CNJ, dos años de suspensión de funciones pagadas. La tibieza de la sanción impuesta a la juez causante del mal, despierta indignación e impotencia.

El caso, iteramos, se ha conocido hace unas semanas tras aplicársele, por el CNJ, la pena de disponibilidad ante la negligencia de la Juez doña Clarise María de Andrade, que, reiteramos, aprobó la orden de detención e ingreso en la cárcel de Abaetetuba, en el estado brasileño de Pará (Brasil) de una chica de unos 15 años de edad. Al carecer dicha cárcel, de una celda o espacio habilitado para mujeres; decidieron internarla en el pabellón masculino, junto a una treintena reclusos desalmados, los cuales se dedicaron a disfrutar, podría decirse, del regalo que la Juez les había concedido torticera y gratuitamente.

De acuerdo con la información facilitada por el Consejo Nacional de Justicia de Brasil, datada el 12 de octubre de 2016; del cual extractamos el último párrafo a continuación transcrito: (1) “Punição - Advertência, censura, remoção compulsória, disponibilidade e aposentadoria são as sanções administrativas previstas na Lei Orgânica da Magistratura Nacional (Loman). O magistrado em disponibilidade com vencimentos proporcionais fica proibido de exercer suas funções, mas pode ser convocado a atuar, a qualquer momento, depois de pelo menos dois anos da punição, conforme critério da administração do tribunal.” (Traducción: Castigo: Advertencia, censura, retirada obligatoria, disponibilidad y la jubilación son las sanciones administrativas previstas en la Ley Orgánica de la Magistratura Nacional (Loman). El magistrado en la disponibilidad de salario proporcional está prohibido llevar a cabo sus funciones, pero puede ser convocado a realizar, en cualquier momento, después de al menos dos años de castigo, conforme al criterio de la administración del tribunal.)

El hecho narrado; siendo absolutamente execrable, resulta mucho más trágico sí cabe, pues la Policía habría informado, mediante un escrito, a la Juez Andrade, respecto a la urgencia del traslado de la chica a otra celda, pues “corría riesgo de sufrir violencia por parte de los reclusos varones”; pese a la advertencia, la juez no daría la orden de traslado hasta pasado veinte días de ser avisada por la Policía del peligro ante el que se encontraba expuesta dicha joven. El tiempo transcurrido, propicio que la infortunada chica sufriese múltiples y reiteradas violaciones e incluso tortura, por parte de unos machos depredadores que actuaron con la chica de una manera absolutamente despiadada, cual de barbaros se tratasen.  

La sanción impuesta por parte del CNJ de Brasil, a la juez causante de tan indignantes e inhumanos hechos, a muchos, con entendible razón, les parecerá un arrope corporativista; es más, alguno que otro pudiera –inopinadamente- el sometimiento de la juez en cuestión, a igual padecimiento al que, con su actuar, expuso a la chica; puede que no sea lo sensato ni razonable, pero sí lo sería la expulsión de la profesión del noble y arduo oficio de juzgar.

El juzgar es una noble y excelsa profesión, que conlleva implícita el sometimiento de la decisión del juzgador a un proceso interno del saber o conocimiento, junto al sentido de la aplicación de la justicia en equidad; por tanto, el juzgador, a la hora de emitir su fallo o decisión, habrá de ponderar sí el castigo puede suponer una mayor lesividad que el bien que se trata de reparar; máximo tratándose, como en el caso enjuiciado, del robo de un móvil o celular por parte de una joven inmadura de quince años de edad.

Desde estas pocas líneas, considero de manera absolutamente razonada y razonable, que la sanción aplicada a la juez doña Clarise María de Andrade, resulta más un arrope que una sanción propiamente; pues, qué otra cosa si no, resulta la pena de disponibilidad; por lo tanto, más que una sanción, iteramos, máximo tratándose de un daño, absolutamente irreparable, inferido a una desdichada quinceañera, la cual difícilmente podrá borrar de su memoria unos hechos que la habrán dejado marcada de por vida; por ello, insisto, la sanción en buena lid exige, y, así debería de hacerse, cuando menos, la expulsión de la juez causante de tan nefando mal de la carrera judicial por la banal y la deficiente diligencia mostrada en el desempeño de la función juzgadora. Uno de los principios exigidos al probo juzgador, si no el más importante, es el desempeñar su cargo de forma imparcial, justa, y con la diligencia debida; cosa, esta última que, en el caso concreto expuesto, la juez no respetó.

El ejercicio de la profesión de juez, exige ponderación, equidad, justicia, y plena dedicación a los casos que la sociedad le confían al juzgador; no en vano, la civilización consiste en depositar la exigencia de los derechos individuales, a manos del Estado, para ser aplicado a través de los juzgadores; al objeto, que la Justicia triunfe sobre la estulticia. Por otra parte; no es menos cierto que, en el caso que nos ocupa, las responsabilidades del suceso narrado hay que encuadrarlas al más alto nivel político.

Conclusiones finales: La aberración del caso expuesto; con independencia de la atrocidad ocasionada, a la víctima por el absurdo, desproporcionado, injusto e intolerable actuar negligente de la juez en cuestión; negligencia que habrá propiciado secuelas traumáticas permanentes a la desafortunada joven. Jueza que, por otro lado, recibe una sanción de lenidad, dos años de suspensión con sueldo; dicho lo anterior, y más allá de lo apuntado, el acto nos muestra algo que reviste una mayor gravedad; nos referimos a la situación del funcionamiento de todo un país, Brasil, cuyas instituciones públicas han mostrado fallo, en este caso, de manera palmaria. Lo acontecido, nos indica que el sistema judicial yerra, pero también yerra el sistema respecto al control institucional de los edificios de prisiones del Estado, y, por consiguiente, el fracaso del gobierno brasileño que, en primera y última instancia, es el garante del funcionamiento adecuado del país; por consiguiente, no habiendo sido capaz de prever la adopción de las medidas adecuadas para llevar a cabo una mejora en el sistema de aplicación racional de las penas y, por supuesto, de manera absolutamente ineludible, imposibilitar que las personas condenadas a penas privativas de libertad sean pasto del imperio o dominio de la violencia de los más fuertes dentro de las cárceles.

El nefando hecho expuesto en los párrafos precedentes, señala que los fallos del sistema habría que centrarlos en el propio funcionamiento del sistema carcelario, el cual se ha manifestado ineficaz a la hora de evitar este tipo de conductas; por lo tanto, incapaz de controlar adecuadamente a la comunidad de los presos acogidos entre las paredes de los penales, en concreto, brasileños; siendo los presos, así en el caso narrado, los controladores o dominantes de dichos recintos carcelarios; implementando sus particulares normas vía de la fuerza. Todo ello, descubre la enormidad de la gran falla gubernamental respecto al control interno de los edificios destinados a prisiones. Por otro lado, podrá afirmarse que, indubitadamente, un sistema judicial y de prisiones que propele actos como los narrados “ut supra”, es un sistema que no sirve para reformar o reconducir las conductas desviadas de los delincuentes confinados en sus recintos penitenciarios; por tanto, termina convirtiéndose en una escuela de la violencia y maldad, plenamente lesiva para el conjunto de la sociedad concreta.

“Una cosa no es justa por el hecho de ser Ley. Debe ser Ley porque es justa” (Charles Louis de Secondat, Señor de la Bréde y Barón de Montesquieu – 1689/1755)

“Justicia sin misericordia es crueldad” (Santo Tomás de Aquino – 1225/1274)

“Cuando un país yerra en la aplicabilidad de una justicia justa, su sociedad estará siendo compelida al abismo de los fracasos” (Juan Fco. Ramírez – Abogado, Analista Político e Investigador).

Bibliografía recomendada:
Cesare Bonnessana, Marqués de Becaria, “De los delitos y las penas” 1764
Howard, John, “El estado de las prisiones en Inglaterra y el país de Gales” 1777
Bentham, Jeremy, “Panóptico” 1791

Cita utilizada:
(1) http://www.cnj.jus.br/noticias/cnj/83661-juiza-que-manteve-menina-em-cela-masculina-recebe-pena-de-disponibilidade?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed:%20noticiascnj/mZae%20(NOT%C3%8DCIAS_CNJ)

  • Escrito por Juan Francisco Ramírez
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 485

Las familias de Toledo 15 merecen dignidad y justicia

Tras el desastre de la mala gestión del antiguo alcalde de Parla, Tomás Gómez, del “nuevo PSOE”, más de 250 vecinas y vecinos sobreviven con la luz cortada por Iberdrola, debido a la deuda en los pagos, una situación gravísima que al actual alcalde del PP, Luis Martínez Hervás, parece no afectarle, que no tiene reparos en su católica conciencia para abandonar a todas estas familias, donde hay menores, personas mayores y gente enferma.

  • Escrito por Francisco González Tejera
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 524

La masculinidad evolucionada

Que el mundo contemporáneo es, desde el punto de vista humanitario, muy cuestionable resulta evidente a poco que tengamos en consideración los múltiples informes que realizan organizaciones comprometidas con el cumplimiento de los Derechos Humanos.

  • Escrito por Xavier Aparici
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 499

Despilfarros de dinero público

La Federación de Colectivos de Telde tiene pinta de ser algo serio. A fin de cuentas (Teldeactualidad, 29 de agosto) se compromete con una función social.

  • Escrito por Nicolás Guerra Aguiar
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 725

Marx llevaba bastante razón

Como consecuencia del enorme dominio que las fuerzas conservadoras tienen en los mayores medios de difusión y comunicación, incluso académicos, en España (incluyendo Catalunya), el grado de desconocimiento de las distintas teorías económicas derivadas de los escritos de Karl Marx en estos medios es abrumador. Por ejemplo, si alguien sugiere que para salir de la Gran Recesión se necesita estimular la demanda, inmediatamente le ponen a uno la etiqueta de ser un keynesiano, neo-keynesiano o “lo que fuera” keynesiano. En realidad, tal medida pertenece no tanto a Keynes, sino a las teorías de Kalecki, el gran pensador polaco, claramente enraizado en la tradición marxista, que, según el economista keynesiano más conocido hoy en el mundo, Paul Krugman, es el pensador que ha analizado y predicho mejor el capitalismo, y cuyos trabajos sirven mejor para entender no solo la Gran Depresión, sino también la Gran Recesión. En realidad, según Joan Robinson, profesora de Economía en la Universidad de Cambridge, en el Reino Unido, y discípula predilecta de Keynes, este conocía y, según Robinson, fue influenciado en gran medida por los trabajos de Kalecki.

Ahora bien, como Keynes es más tolerado que Marx en el mundo académico universitario, a muchos académicos les asusta estar o ser percibidos como marxistas y prefieren camuflarse bajo el término de keynesianos. El camuflaje es una forma de lucha por la supervivencia en ambientes tan profundamente derechistas, como ocurre en España, incluyendo Catalunya, donde cuarenta años de dictadura fascista y otros tantos de democracia supervisada por los poderes fácticos de siempre han dejado su marca. Al lector que se crea que exagero le invito a la siguiente reflexión. Suponga que yo, en una entrevista televisiva (que es más que improbable que ocurra en los medios altamente controlados que nos rodean), dijera que “la lucha de clases, con la victoria de la clase capitalista sobre la clase trabajadora, es esencial para entender la situación social y económica en España y en Catalunya”; es más que probable que el entrevistador y el oyente me mirasen con cara de incredulidad, pensando que lo que estaría diciendo sería tan anticuado que sería penoso que yo todavía estuviera diciendo tales sandeces. Ahora bien, en el lenguaje del establishment español (incluyendo el catalán) se suele confundir antiguo con anticuado, sin darse cuenta de que una idea o un principio pueden ser muy antiguos, pero no necesariamente anticuados. La ley de la gravedad es muy, pero que muy antigua, y sin embargo, no es anticuada. Si no se lo cree, salte de un cuarto piso y lo verá.

La lucha de clases existe

Pues bien, la existencia de clases es un principio muy antiguo en todas las tradiciones analíticas sociológicas. Repito, en todas. Y lo mismo en cuanto al conflicto de clases. Todos, repito, todos los mayores pensadores que han analizado la estructura social de nuestras sociedades –desde Weber a Marx- hablan de lucha de clases. La única diferencia entre Weber y Marx es que, mientras que en Weber el conflicto entre clases es coyuntural, en Marx, en cambio, es estructural, y es intrínseco a la existencia del capitalismo. En otras palabras, mientras Weber habla de dominio de una clase por la otra, Marx habla de explotación. Un agente (sea una clase, una raza, un género o una nación) explota a otro cuando vive mejor a costa de que el otro viva peor. Es todo un reto negar que haya enormes explotaciones en las sociedades en las que vivimos. Pero decir que hay lucha de clases no quiere decir que uno sea o deje de ser marxista. Todas las tradiciones sociológicas sostienen su existencia.

Las teorías de Kalecki

Kalecki es el que indicó que, como señaló Marx, la propia dinámica del conflicto Capital-Trabajo lleva a la situación que creó la Gran Depresión, pues la victoria del capital lleva a una reducción de las rentas del trabajo que crea graves problemas de demanda. No soy muy favorable a la cultura talmúdica de recurrir a citas de los grandes textos, pero me veo en la necesidad de hacerlo en esta ocasión. Marx escribió en El Capital lo siguiente: “Los trabajadores son importantes para los mercados como compradores de bienes y servicios. Ahora bien, la dinámica del capitalismo lleva a que los salarios –el precio de un trabajo- bajen cada vez más, motivo por el que se crea un problema de falta de demanda de aquellos bienes y servicios producidos por el sistema capitalista, con lo cual hay un problema, no solo en la producción, sino en la realización de los bienes y servicios. Y este es el problema fundamental en la dinámica capitalista que lleva a un empobrecimiento de la población, que obstaculiza a la vez la realización de la producción y su realización”. Más claro, el agua. Esto no es Keynes, es Karl Marx. De ahí la necesidad de trascender el capitalismo estableciendo una dinámica opuesta en la que la producción respondiera a una lógica distinta, en realidad, opuesta, encaminada a satisfacer las necesidades de la población, determinadas no por el mercado y por la acumulación del capital, sino por la voluntad política de los trabajadores.

De ahí se derivan varios principios. Uno de ellos, revertir las políticas derivadas del domino del capital (tema sobre el cual Keynes no habla nada), aumentando los salarios, en lugar de reducirlos, a fin de crear un aumento de la demanda (de lo cual Keynes sí que habla) a través del aumento de las rentas del trabajo, vía crecimiento de los salarios o del gasto público social, que incluye el Estado del bienestar y la protección social que Kalecki define como el salario social.

Mirando los datos se ve claramente que hoy las políticas neoliberales realizadas para el beneficio del capital han sido responsables de que desde los años ochenta las rentas del capital hayan aumentado a costa de disminuir las rentas del trabajo (ver mi artículo “Capital-Trabajo: el origen de la crisis actualen Le Monde Diplomatique, julio 2013), lo cual ha creado un grave problema de demanda, que tardó en expresarse en forma de crisis debido al enorme endeudamiento de la clase trabajadora y otros componentes de las clases populares (y de las pequeñas y medianas empresas). Tal endeudamiento creó la gran expansión del capital financiero (la banca), la cual invirtió en actividades especulativas, pues sus inversiones financieras en las áreas de la economía productiva (donde se producen los bienes y servicios de consumo) eran de baja rentabilidad precisamente como consecuencia de la escasa demanda. Las inversiones especulativas crearon las burbujas que, al estallar, crearon la crisis actual conocida como la Gran Depresión. Esta es la evidencia de lo que ha estado ocurriendo (ver mi libro Ataque a la democracia y al bienestar. Crítica al pensamiento económico dominante, Anagrama, 2015)

De ahí que la salida de la Gran Crisis (en la que todavía estamos inmersos) pase por una reversión de tales políticas, empoderando a las rentas del trabajo a costa de las rentas del capital. Esta es la gran contribución de Kalecki, que muestra no solo lo que está pasando, sino por dónde deberían orientar las fuerzas progresistas sus propuestas de salida de esta crisis, y que requieren un gran cambio en las relaciones de fuerza Capital-Trabajo en cada país. El hecho de que no se hable mucho de ello responde a que las fuerzas conservadoras dominan el mundo del pensamiento económico y no permiten la exposición de visiones alternativas. Y así estamos, yendo de mal en peor. Las cifras económicas últimas son las peores que hemos visto últimamente.

Vicenç Navarro 

Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona

 

 

  • Escrito por Vicenç Navarro
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 956

Extorsión legal

EL BAR DE PEPE

Son 27 millones los españoles que se encuentran incluidos en los famosos listados de “morosos”. La perversa complicidad con la que actúan estos registros de “impagados”, amparados por el silencio tácito de la ley, ha hecho que muchos afectados estén pasando un  trauma que en muchos casos ha derivado en una depresión e incluso en un posible suicidio inducido.

  • Escrito por Joaquín Hernández
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 958

El Fútbol, el Patriotismo y un señor de Pontevedra…

Vaya por delante que me gusta el fútbol a rabiar, lo he practicado y he sido entrenador  bastantes años de mi vida, siempre en escalafones  de base:
Anoche  disfrute del partido, final de la copa de Europa, del tremendo espectáculo  visual que se nos ofreció, con toda clase de lujos y boatos.

  • Escrito por Antonio Criado
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1018

Plataformas versus políticos: una cuestión de legitimidad

Se acaba un mayo más de luchas sociales a este lado de las plataformas, un mes más de tomaduras de pelo, argucias, renuncios, engaños y subterfugios variados de sus señorías los de la clase política, para acabar en el mismo sitio en el que estábamos el mes anterior, esto es, cabreados, cansados y con muy pocos resultados que ofrecer a los sufridos ciudadanos que nos demandan ayuda.

  • Escrito por Eloy Cuadra
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1015

Las señales del Apocalipsis: El Armagedón

Por más que no lo deseamos; salvo los gobernantes y poderes dominantes recuperen la cordura, el mundo se encuentra ante un enorme estado de confusión y desorden (caos), de consecuencias impredecibles; mientras, se distrae a sus pobladores, a través de conflictos bélicos creados y/o diseñados desde despachos y/o laboratorios, Irak, Afganistán, Libia, Siria, Líbano, Somalia, Irán, Sudán, etc. (1);

  • Escrito por Juan Fco. Ramírez (Analista Político e Investigador)
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1219

Discrepancias y lealtades

Aunque hay que celebrar el que, cada vez más, se transmita el desarrollo de las actividades parlamentarias por los medios de comunicación pública, lo que, demasiado a menudo, traslucen las intervenciones y debates de las y los diputados en sus comparecencias, es, penosamente, una mezcla de retóricas huecas y de medias verdades, una sarta de lugares comunes encadenados en un habitual diálogo de sordos, que produce, cuando no el aburrimiento, el hartazgo.

  • Escrito por Xavier Aparici Gisbert
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1115

¿Por qué no privatizamos la política también?

Eloy Cuadra.- Viendo el escándalo de la empresa privada que gestiona el comedor del albergue de personas sin hogar de Santa Cruz de Tenerife, subcontratada a su vez por otra empresa privada que gestiona el albergue entero, y viendo cómo desde el Ayuntamiento nadie parecía saber nada de lo que allí pasaba, cuando hoy ya casi todo está privatizado en nuestras vidas, de repente me he dicho:

  • Escrito por Eloy Cuadra
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1056

Africa bashing

Teodoro Nelson

“Si yo no hubiera nacido en Nigeria y si mi impresión sobre África procediera de las imágenes populares, también creería que África es un lugar de hermosos paisajes y animales y gente incomprensible, que libran guerras sin sentido y mueren de pobreza y SIDA, incapaces de hablar por sí mismos, esperando ser salvados por un extranjero blanco y gentil”  -Chimamanda Ngozi Adichie

{mosimage}La visión que se mantiene hoy día sobre el África actual es la visión puramente colonialista, donde Europa representa la luz y la civilización mientras África es vista como la oscuridad y la barbarie.

  • Escrito por Teodoro Nelson
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 1074

La Plataforma por la Dignidad busca personas para trabajar

{mosimage}Eloy Cuadra.- ¿Les suena la Plataforma por la Dignidad? Es un grupo que se formó en Santa Cruz de Tenerife a principios del 2011, cuando unos cuantos ciudadanos indignados por la muerte de varios señores sin hogar en la capital en total y aparente abandono, decidieron juntarse en una plataforma que dignificara la vida de las personas que en la calle vivían.
 
Desde entonces hasta la fecha, muchas denuncias de indignidades y vulneraciones de derechos, muchas propuestas, proyectos e iniciativas y también mucha ayuda directa a familias en situación precaria. Cierto es que muchas batallas no se ganaron, que muchas propuestas e iniciativas fueron silenciadas o rechazadas, y aunque a algunas familias hemos ayudado, nunca llegamos a lo que hubiéramos querido, no tanto, no suficiente.
 

La fiebre del cobre

José M. Balbuena Castellano

{mosimage}Estamos en una época de crisis, de robos, de estafas, y todo tipo de pillerías que se prodigan, no esporádicamente, sino con una frecuencia inusitada. Unos tratan de justificar la creciente delincuencia alegando que se debe al mundo tan desigual que tenemos, en el que unos pocos, que se estima en un 20 o 30 por ciento de la población mundial, acaparan la mayor riqueza  y el resto se las ve y se las desea para sobrevivir. 

  • Escrito por JOse Manuel Balbuena
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 558

"Imaginemos que Patricia Hernández..."

 
Eloy Cuadra.- Hoy les propongo un ejercicio de imaginación sobre un asunto controvertido que les resultará seguro muy ilustrativo. Les voy a pedir que imaginen a la señora Vicepresidenta del Gobierno de Canarias y Consejera de Asuntos Sociales, la muy voluntariosa y dispuesta Patricia Hernández, en una tesitura un tanto delicada.
 
¿La conocen no? Sí, esa joven lideresa del PSOE en Canarias, pelirroja, elegante, no muy alta, que anda muy empeñada en poner solución al tema de la pobreza en Canarias. Pues bien, imaginemos. Imaginemos que un día de repente deja de ser Vicepresidenta, y por circunstancias, las cosas empiezan a irle mal. Ojo, esto es sólo un ejercicio de imaginación, nada más lejos de la realidad. Líbreme Dios de desearle algún mal a nuestra Vicepresidenta. Sólo estamos imaginando.
  • Escrito por Eloy Cuadra
  • Categoría: Política Social
  • Visto: 652