Log in
Sin imágenes

La gestión de la pobreza como recurso político

  • Published in Política Social

EL RINCÓN DEL BONZO

Conviene explicarlo con la máxima delicadeza y prudencia en la expresión:
Recibida en las redes sociales la invitación a participar en una recogida solidaria de juguetes y alimentos, auspiciada por determinada AAVV, a celebrarse en fecha próxima como preludio de la Navidad, se ofrece con el supuesto respaldo de sendos ayuntamientos y la colaboración de varias empresas importantes que parecen garantizar el éxito de la convocatoria.
Como en el diseño y en la redacción, hay detalles que no encajan demasiado en cuanto a fiabilidad, procede consultar con los ayuntamientos aludidos y algunas de las empresas relacionadas. Desconocimiento total del evento y, por supuesto, nadie ha sido consultado a nivel de autorizaciones y trámites burocráticos que requiere la celebración del acto. Uno de los ayuntamientos afectados anuncia que pone a disposición de su gabinete jurídico la averiguación del tema. De momento, a esta hora, está pendiente de dictamen.
Como punto de investigación, dentro del ámbito de gestión de la pobreza y del reparto de alimentos, se acude a una ONG señera que lleva muchos años de actividad ejemplar al respecto y sin apoyos oficiales, para averiguar qué sabe de la iniciativa comentada… Tampoco tiene idea del asunto.
Casualmente, al día siguiente, tras la movilización que se había montado sobre el tema, la ONG pareció ponerse en contacto con el responsable de la AAVV para, en apariencia, proceder al blanqueo inmediato de la operación.
En un acto semioficial, con pancartas y toda la parafernalia disponible, bajo la tutela de un par de formaciones políticas –de las que precisamente salieron trasquiladas en las pasadas elecciones–, se proclamó que nadie mejor que la ONG se hiciera cargo del reparto de juguetes y alimentos captados en la campaña montada por la AAVV.
A ver. Que dos partidos políticos que andan a la baja, pretendan capitalizar en clave  electoralista un evento solidario de esta entidad, aparte del oportunismo, indica una falta absoluta de sensibilidad humanitaria por cuanto se trata de un problema de conciencia cívica que, en los largos años que ellos estuvieron en el “machito” no supieron, no pudieron o no quisieron resolver. Y ahora vienen a por la foto de “pillar cacho” para ver si rescatan aunque sea una mínima parte del poder que se les fue por la ventana del fracaso. Me parece de una impudicia vergonzosa.
Porque claro, hay que explicar la vinculación del protagonista de la iniciativa vecinal con el otro partido participante. Pero la novedad, y aquí radica el motivo de decepción, es que la ONG señera y ejemplar de tantos años operando sin apoyo oficial, ahora sí está politizada en la misma formación que el altruista vecino de la asociación
No es juicio temerario sospechar que, como buenos colegas y correligionarios, hayan reorganizado el acontecimiento para intentar blanquearlo, que nadie salga tocado y, tal vez, que se elimine cualquier sospecha de picaresca para que los juguetes y alimentos recaudados lleguen todos al objetivo final prometido… pero de verdad y gratis.
Seguimos abanderando nuestros dos principios básicos: “Todo lo que toca la política se contamina y se pudre”… Aunque sea una de las ONG´s modélicas de muchos años sirviendo a una causa solidaria y humanitaria, sin reservas y entrega humanitaria ejemplar. Pero… apareció la injerencia política…
Y el otro: “Solo la sociedad civil está capacitada para resolver sus propios problemas”. Si en este caso hemos conseguido frenar la presunta especulación, desde el escarmiento sufrido por situaciones similares por la picaresca urdida sobre esta parte de la población, tan vulnerable e indefensa ante las asechanzas de inmorales y  desaprensivos, nos damos por satisfechos, con la esperanza y el deseo de que los medios de comunicación, afectos a la deontología y código ético del periodismo genuino, sigan apoyando, no a quienes seguimos en la brecha, sino a los principios éticos que preconizamos.
Y a los políticos defenestrados, que hasta para asomarse de nuevo desde fuera hacia adentro por la ventana de la que tuvieron que saltar, hay que  tener un mínimo de dignidad. De momento, algunos de ustedes no son ejemplo de nada ni para nadie.

www.elrincondelbonzo.blogspot.com