Log in
Sin imágenes

Locos de atar

EL BAR DE PEPE

Locos buenos, locos malos, locos de atar, los que están y los que no están,
locos que salen más locos para volver a entrar más locos aún.

La cordura para ellos, los que piensan, los que triunfan. los que pagan porque cobran, los de la moto y las llaves, los del bmw, y también los del mercedes, los del despacho y chofer, los del asiento cómodo en el palacio de invierno del desconocimiento, los que rugen vomitando metralla por la boca, los que pueden poder callarte desde la toga negra y la mirada hostil, los señores de la guerra siempre razonablemente razonables, los del daño colateral que no es daño ni es na pero que duele en el alma cuando destrozan, no sólo el cuerpo, también la dignidad.

Locos de locura transgénica, de coca cola y porro de dos euros, locos verdes, locos rojos y azules, locos altos y locos bajitos, locos tontos y locos pobres, locos desahuciados y otros puteados, locos suicidas que no saben lo que se pierden con la locura de vivir sin techo y bajo un puente con la amistad de otro perro loco igual que él.

Locos que lloran bajo la noche oscura porque la luna se esconde para ellos, locos que quieren mover las manillas del reloj del tiempo hacia atrás y cerrar los ojos y dejarse llevar a las mañanas soleadas de paseos por el parque. locos del futbol a balón parado, locos que quieren que las estrellas les abra el camino para llegar al cielo...