Log in
Sin imágenes

Acuarios antros de tortura animal

  • Published in Política Social

Autorizan en suelo público la construcción de una nueva cárcel de animales marinos, un acuario de conspicuos explotadores que se enriquecen con la tortura y el sufrimiento de seres libre en Las Palmas de Gran Canaria, todos, pero todos desde Unidos-Podemos, Nueva Canarias al PSOE y el PP de la Gürtel apuestan por este antro para el sufrimiento de hermanos universales, su máximo representante, Luis Ibarra, el presidente de la Autoridad Portuaria, se molesta porque voces discordantes denuncien este pelotazo en toda regla, le importa una mierda que miles de especies marinas sufran cautiverio, los adiestramientos de torturadores profesionales, expertos en lograr que animales libres hagan el payaso ante quienes pagan por tal espectáculo vergonzoso.

El director general de movilidad de este Ayuntamiento, Heriberto Dávila, ex Ben Magec, Ecologistas en Acción, defiende este esperpento, apuesta por montarles sus bicicletas de alquiler a quienes quieran ver sufrir animales marinos, el mundo al revés, vale todo, hasta torturar, adiestrar a base de maltrato para que cuatro hijos de mala madre vean delfines y orcas actuar ante el auditorio siniestro de la incultura, pasar vidas enteras encerradas en piscinas cloradas, pasar hambre a cambio de saltar sobre aros de tristeza, levantar pelotas con sus narices, denigrar una evolución de millones de años para llenar bolsillos de criminales.

Qué bajo caen quienes ven llenar sus cuentas corrientes de dinero manchado de explotación y sangre inocente, es triste la maldad humana, el egoísmo, venderse por un sueldazo, importándoles una mierda que seres libres sufran la tortura y el cautiverio de por vida.

Ibarra, Heri Dávila, los animales quieren seguir surcando los mares libres sin piscinas, sin paredes que coarten sus ansias de libertad, de aventuras indefinibles, de amor por lo desconocido en parajes indescifrables, jamás entenderán de sus particulares codicias, de esa maldad que habita en sus mentes contaminadas por el dinero fácil.