Log in
Sin imágenes

¿Periodismo "low cost" o periodismo subsidiario?

  • Published in Medios

{mosimage}{mosimage}Entrevista en La Trapera

"Se hace lo imposible por no demoler  'el mamotreto' y se demuele subsidiariamente lo que un padre de la patria tenía que haber costeado de su bolsillo. Bendita tierra Canaria."

La memoria a veces nos hace recordar cosas que creíamos olvidadas en el infierno del conocimiento y nos trae, con el sigilo de un remordimiento, recuerdos capaces de aflorar mientras desayunas y ojeas eso que se denomina prensa libre. Por una jugarreta de mi atormentada memoria no he podido resistirme a comparar dos noticias publicadas en distintos momentos y en distintos medios sobre el antiguo solar de la antigua factoría lechera Celgán. La más reciente la publica EL DÍA , y la más antigua CANARIAS AHORA . Les recomiendo una atenta lectura pulsando en los links que he puesto en los nombres de los medios.

No me gustaría apostillar nada. Tal vez sólo debería bastar con recordar la frase de Ryszard Kapuscinski “cuando se descubrió que la información era un negocio, la verdad dejó de ser importante” y reflexionar sobre el hecho constatado de que para saber lo que pasa en Tenerife tenemos que consultar medios de Gran Canaria.

Bendito periodismo “oficial” el que se practica en esta tierra. Y no culpo a los periodistas, pues en la facultad de periodismo no les enseñan el arte de vivir sin comer cuatro veces al día, no hipotecarse y mantener una familia sin dinero.

Así que una vez leídos ambos artículos, analicemos la noticia publicada por EL DÍA.

La presidenta entrevistada.

La periodista nunca explicará por qué se hizo eco de las palabras de la presidenta de la Asociación de Vecinos de Tio Pino en lugar de buscar al presidente de la A.V. de La Florita ¿Cuestión de afinidad? ¿Cuestión de que los de La Florita pueden seguir cabreados por el “error” en el PGO que les restaba volumetría para compensar las 12 plantas edificables en el  solar propiedad de AMOJO SL además de sus 500 plazas de garaje?

“Un defecto de forma retrasó la demolición”.

Tampoco explica el último párrafo sobre el retraso en la demolición “subsidiaria”, justo al hilo con la frase que da comienzo al artículo:  “Casi ocho años ha tardado el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife en iniciar el derribo de la antigua fábrica de Celgán, en el barrio de Tío Pino”. Basta con leer ambos artículos para entrever que los casi ocho años del retraso no los pudo producir el amianto. Más bien fue fruto de la necesidad de proteger a los ilustres propietarios en aquel momento, el entorno familiar de Manuel Hermoso, padre de la patria canaria y a la postre de nuestra democracia patrocinada ¿Sería políticamente correcto y conveniente esperar a que Inversiones AMOJO SL se vendiese a Inversiones ANADICO, actualmente único socio de Inverdiones AMOJO SL, para evitar que se viera involucrado un padre de la patria en uno o varios expedientes administrativos que pudiesen volver a despertar la curiosidad de los terroristas sociales y mirar en el Registro Mercantil? Maldito Registro Mercantíl, no tenía que ser público.

¿Y el coste de la “demolición subsidiaria”?

Por lo que parece no es un dato relevante periodísticamente el informar del coste de la  “demolición subsidiaria”, sobre todo porque el término “subsidiario”, según la Real Academia, acepción segunda, es (sic) “Dicho de una acción o de una responsabilidad: Que suple a otra principal”. Es decir, el Ayuntamiento suple con fondos propios la obligación de otra persona de derribar una construcción en estado de ruina que está en su propiedad ¿Se ha medido con la misma vara de medir y se ha demorado tanto otras demoliciones, subsidiarias o no? ¿No se pudo en casi ocho años obligar al propietario a demoler la edificación en ruinas? Yo les digo el coste de adjudicación de la "demolición subsidiaria": 217.000€ y el adjudicatario fue Dragados SA. Por cierto, 217.000€ que pudieron ir a servicios sociales pero, si lo digo yo, es demagogia.

Como colofón a estas dos noticias sobre un mismo objeto, conviene reflexionar sobre si estamos ante un periodismo low cost o un periodismo “subsidiario”, es decir, ejercido por los padres de la patria supliendo la obligación del periodista de contar la verdad. Claro que la verdad dejó de ser importante cuando la información pasó a ser un bien de consumo y de manipulación de masas. Un negocio, vamos.

Se hace lo imposible por no demoler  "el mamotreto" y se demuele subsidiariamente lo que un padre de la patria tenía que haber costeado de su bolsillo. Bendita tierra Canaria. Si es que somos un chollo.

 

Si aún quieres seguir sabiendo más y descubrir el sinuoso caminar de la perrita en la "Prensa Libre" de Canarias: