Log in
Sin imágenes

Verdades sumergidas en aguas turbias

  • Published in Medios

EL RINCÓN DEL BONZO

Carlos Castañosa

{mosimage}Podría considerarse motivo de escándalo cómo la investigación de la tragedia aérea de Germanwings está dirigida y controlada por los medios de comunicación, mediante la divulgación masiva de indicios provisionales tratados como pruebas concluyentes, siguiendo así el ejemplo inicial del Fiscal de Marsella –sin calificar su sobreactuación–a partir de una intempestiva filtración presuntamente fraudulenta.

Tampoco contradiré a periodistas, prestigiosos tertulianos, columnistas famosos ni a programas informativos,por cómo dan validez a titulares emitidos por agencias de noticias, a partir de los cuales, la opinión pública accede a la historia que cada uno se monta según la percepción recibida desde un mensaje poco riguroso, abstracto pero emocionalmente impactante.

Ni cometería la imprudencia de proponer la disolución del  BEA (Bureau d´Enquètes et d´Analyses pour la Sécurité de l´Aviation civile), único organismo competente aquí,y depositario responsable del estudio, análisis y custodia de todo el material reservado, cuya violación de secreto en forma de filtración supone infringir la estricta normativa OACI (Organismo de Aviación Civil Internacional) de obligado cumplimiento, con el fin de preservar la Seguridad Aérea de injerencias extemporáneas y del riesgo de presiones y contaminacióninformativa que distorsione la investigación. Aparentemente, su eficacia en este caso está siendo anulada por incumplimiento generalizado y temerario de la norma.

Sería juicio imprudente por esta parte, comentar que ya no era necesario el rescate de la segunda caja negra, pues ya está todo resuelto desde su inicio alegando la temeridad de que hay un culpable previamente señalado. No diré que estos casos suelen resolverse al final echando la culpa al muerto, ni arriesgaré aquí que este se resolvió desde el principio; pero con un par de indicios más, transformados en prueba definitiva, casi seguro que se cerraría el caso y se acabó el problema.

La inquietud que inspira la veracidad sumergida en aguas turbias, no incita a insistir en su búsqueda; porque nadar contra corriente, y mucho menos bucear con los ojos cerrados por la suciedad ambiente, no sirve para aliviar la falta de higiene mental, que no de conciencia, por el impacto emocionalprevaleciendo sobre el sentido común y el uso de razón.

No seré yo quien juzgue la reciente intervención mediática de los responsables de la aerolínea, ni compartiría la sospecha de que la comunicación gestual del portavoz no coincidiera con su discurso; sería poner en duda una credibilidad que quizá no aprobaría un polígrafo de bolsillo. Juicio temerario sería también imaginar a todos los directivos, economistas, abogados y al resto del staff de la compañía, reunidos desde el primer minuto para elaborar un plan estratégico que paliase los efectos negativos del desastre.

Pero claro, ocultaron una primera información sobre un supuesto e-mail, que solo se ha ofrecido después como titular, donde el presunto asesino confesaba una grave afección depresiva en su pasado. No encaja ni tiene demasiado sentido porque no se explica el motivo ni el contenido de una comunicación que, tras largas deliberaciones, pudo acordarse que sería más conveniente incidir en consolidar la campaña centrada contra el presunto suicida asesino, porque tal vez así se minimizaría la repercusión empresarial. Todo quedaría en una sanción económica por la negligencia administrativa de permitir colarse en plantilla a un loco peligroso.

¿Se pondrían de acuerdo, por videoconferencia, en los mismos términos con la Marcel Dassault, fábrica del Airbus 320?

Son estas elucubraciones tan nocivas como las que se vienen vertiendo impunemente en los medios, a las que podría añadirse el beneficio final para las aseguradoras, pues el precedente todavía lo tenemos cerca: ¿También ahora se indemnizará a los familiares de las víctimas como si de un accidente de tráfico se tratara… porque un enloquecido kamikaze mató  a 149 personas por circular en sentido contrario?.

Reitero mis condolencias y solidaridad de los familiares afectados, y mi recuerdo y apoyo a la AVJK5022 en la figura de su presidenta, Da. Pilar Vera. A ver si algún medio convencional y tan responsable como algunos digitales, se interesa por su testimonio al respecto del caso presente.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.