Log in
Sin imágenes

Sindicatos S.A.

  • Published in Economía

El BAR DE PEPE

Los Sindicatos que convocaban las manifestaciones del 1-M fracasaron rotundamente.

Los Sindicatos no tienen ninguna credibilidad en el obrero español, en el mundo de las clases sociales menos favorecidas no pintan nada y se les ven como meros comparsas, rémoras del sistema que viven a costa y expensa del currito de turno. Las “homilías y proclamas” de Toxo y compañía no convencen a nadie, los chiringuitos sindicalistas que solo sirven para crear empresas tapaderas a nivel nacional donde vía subvención chupetean de todo lo mamable y por mamar. El caso del ERE andaluz es un claro ejemplo de la corrupción que impera en los Sindicatos españoles que presuntamente se ven implicados en estafas, falsedad de documentos, cohecho, etc. Cada vez que se tramitaba un ERE pagado con fondos públicos para empresas en crisis, porciones en forma de jugosos dividendos recalaban en manos ajenas: aseguradoras, consultoras, bufetes, sindicatos, intermediarios y empresas.
El rosario de escándalos desvelados en los últimos años ha dejado a UGT noqueado.
El periódico ABC destapó que UGT tenía un manual para manipular facturas de sus proveedores. Hacían pasar sus gastos como costes de actividades de formación y empleo, que luego se presentaban en la Junta de Andalucía para cobrar la subvención.
El sindicato también cargaba a subvenciones sus homenajes culinarios, con cierta predilección por el marisco, como los 2.000 euros que se gastó UGT-A en una comilona, de los que mil correspondían a 30 raciones de langostinos. Tres dirigentes de UGT Madrid cargaban a las visas del sindicato 100.000 euros anuales en «gastos de representación», la mayor parte comidas en marisquerías y asadores
Otro de los escándalos aparecido en las páginas de ABC es el de las aulas de formación que UGT montó en varios países de Centroamérica y el Caribe. La Junta aportó 1,8 millones de euros para costear las dietas, reformas y alquileres de oficinas. Así, el Gobierno de Manuel Chaves patrocinó el 90 por ciento de los gastos del proyecto, que se extendió desde Guatemala hasta Costa Rica pasando por Panamá y la República Dominicana.
El secretario general de la Unión General de Trabajadores, Cándido Méndez, se alojaba en hoteles de lujo cuando visitaba a sus compadres andaluces. Una de sus estancias tuvo lugar en la mejor «suite» de un establecimiento de cuatro estrellas de Málaga. La habitación tenía una superficie de cien metros cuadrados y no le faltaban grandes comodidades como sauna y jacuzzi.
Tanto la UE como el Ayuntamiento de Parla van a exigir a UGT Madrid que devuelva los 50.000 euros que cobró por un informe de 111 páginas lleno de plagios a otros estudios ya publicados
UGT Madrid también justificó subvenciones con facturas desproporcionadas, como una de 3.000 euros en globos que pasaron al Ayuntamiento de Alcorcón. Además, las facturas incluían una comisión del cinco por ciento para el sindicato. Una decena de sindicalistas gastaban miles de euros anuales en fotocopias y cuadernos.
La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía y la Fiscalía Anticorrupción investigaron irregularidades en cursos de formación subvencionados por la Junta de Andalucía entre 2007 y 2013. Las pesquisas se centraron en Málaga, aunque las indagaciones se extienden a otras provincias andaluzas. El escándalo es especialmente grave en Almería y Granada.
En los diez años que se están analizando, la Junta de Andalucía, gobernada hoy por el PSOE, destinó más de 3.000 millones de euros para los programas de formación, según fuentes de la investigación, que añadieron que, aunque es muy prematuro, la cantidad defraudada o utilizada irregularmente puede oscilar entre 20 y 40 millones. “Puede alcanzar cifras superiores a las detectadas en el conocido caso de los ERE”, dicen.
Los trabajadores pasan del sistema que  los defienden, pasan de Sindicatos y sindicalistas sin escrúpulos que se lucran, se venden, corrompen por una comida de mariscos. Los discursos de los dirigentes sindicalistas no calan en los trabajadores que ven en ellos a un enemigo más a combatir.
No se queda atrás su compi CCOO que están siendo investigados por presunto fraude en cobro de subvenciones por supuestos cursos de formación profesional que jamás se realizaron.
Hoteles de lujo, comidas para reuniones donde se debate la huelga general en restaurantes de 5 tenedores, relojes de marca suiza y de oro, suculentos sueldos y “comisiones”, juergas de puticlubs y mariscadas de carayo son los ejemplos que nos dejan estos buitres carroñeros que, enmascarados como “paladines justicieros del trabajador”, viven a expensas de los que dicen defender. Lejos están los tiempos de aquellos personajes como Marcelino Camacho y Nicolás Redondo que daban ejemplo de actitud y aptitud sindicalista, pese a los arribistas que les rodeaban y vivieron a costa de su prestigio ganado en las cáceles franquistas por defender los derechos fundamentales del trabajador, derechos que lograron enfrentándose con el propio partido socialista obrero y español. Hoy se pierden esos derechos obtenidos con sangre, sudor y lágrimas mientras los sindicatos miran para otro lado y con los brazos en plan egipcio se dejan sobornar por las millonarias subvenciones que perciben. Algún día veremos en las cárceles a estos presuntos delincuentes de bajos fondos y fina verborrea.