Log in
Sin imágenes

El "Sindicato del Crimen" ...

  • Published in Economía

El "Sindicato del Crimen" contra los Estibadores

El Gobierno del PP y el ministerio de Fomento siguen obedeciendo órdenes de las organizaciones empresariales mafiosas apoyadas por Bruselas, para tumbar los derechos laborales y sociales de 6.150 estibadores y sus familias en toda España. Como se ve, poco les importa el futuro de los trabajadores y el de sus hijos.

Se trata de provocar un despido generalizado con el pretexto de acatar una sentencia del Tribunal de Luxemburgo que, presionado por empresas multimillonarias, quieren imponer vía Decreto Ley la liberalización de los puertos. Esta es una antigua reivindicación caciquíl de los empresarios para controlar, dirigir y mangonear los puertos y sus negocios, consistente en abrir un proceso de selección y contratación libre de todo el personal de la estiba portuaria. Más claro: transformar a los estibadores en esclavos.

La mafia empresarial ataca de nuevo. Nunca estuvo dormida. Y ataca con toda la artillería pesada que supone el apoyo de un Gobierno de derechas ultraconservador al servicio de los negocios de los operadores que integran 'El Clan de la Avaricia', ansiosos de ejercer el control absoluto de los puertos.

En la trastienda de esta oscura estrategia política y empresarial, se busca incrementar la riqueza y los grandes negocios de los empresarios y operadores portuarios en detrimento de los estibadores. Uno de los objetivos es la precariedad y la desregulación laboral con contratos basura y mano de obra barata sin más derechos. Es decir, los estibadores se convertirían en los nuevos esclavos del siglo XXI a las órdenes de los poderosos que siempre han deseado adueñarse de los puertos condenando a "muerte" a los portuarios y a sus familias.

Hay que decir que los ciudadanos debemos sentirnos orgullosos de nuestros estibadores -a los que los empresarios llaman "privilegiados"- porque, gracias a ellos y no a los empresarios ni a los políticos, se carga y se descarga las mercancías en los puertos; gracias a ellos se mueven las exportaciones desde Canarias y España a todo el mundo y viceversa; gracias a ellos, arriesgando sus vidas, se coordinan todas las infraestructuras portuarias del Estado español; gracias a ellos llegan los alimentos que consumimos a los mercados, supermercados, hospitales y otras instituciones públicas y privadas como son los comedores sociales o Cáritas; gracias a ellos se genera empleo en otros sectores de todos los puertos que, además, conlleva el crecimiento económico de las empresas como, por ejemplo, los talleres de reparaciones navales, transportes de mercancías, flotas pesqueras, tráfico de contenedores, cruceros turísticos, empresas distribuidoras de combustibles, navieras como las compañías Armas, Fred Olsen y Trasmediterránea, así como otros sectores vinculados directa e indirectamente al puerto; gracias a ellos y a su honrado trabajo viven miles y miles de familias; gracias a ellos los empresarios triplican sus beneficios por contar con una mano de obra cualificada y profesional en continuo aprendizaje con nuevas tecnologías y maquinaria moderna.

¿De qué se acusa a los 6.150 portuarios españoles? El "sindicato del crimen" (Ley del Silencio), integrado por un grupo de empresarios mafiosos y sin escrúpulos, les acusa de ser los precursores y los auténticos defensores del desarrollo económico de todos los puertos del mundo y de España, y de la riqueza que, gracias a su trabajo, se genera en este país. Les acusa de que sus representantes y líderes sindicales hayan logrado consolidar una plantilla de profesionales preparados en constante superación para que nuestros puertos funcionen con garantías de rentabilidad y seguridad laboral.

Les acusa de que su sindicato, 'LA COORDINADORA', no permita que Puertos del Estado, el ministro de Fomento y determinados empresarios sin escrúpulos, no puedan utilizar y tratar a los estibadores como esclavos negros con sueldos miserables. Les acusa de buscar el diálogo, consensuar acuerdos y luchar por la paz social en los puertos. Les acusa de mantener el orden y no el desorden.

Ser estibador, es ser un trabajador que pone en peligro su vida todos los días. Ser estibador es ser un hombre honrado que tiene una familia y unos hijos que, cuando se despiden de sus seres queridos para ir al puerto a trabajar, no saben si volverán a su casa a abrazar a los suyos. Pues, trabajar en un puerto, es jugarse la vida a cada instante.

Quienes pretenden "matar" a los estibadores y hundirlos juntos a sus familias en el infierno del desempleo, son unos empresarios canallas que sueñan en convertir los puertos en sus cortijos privados y en un Casino. Quienes sueñan en fulminar a los sindicatos y a la actual Sociedad Anónima de Gestión de Estibadores Portuarios (SAGEP) para que los portuarios se vean indefensos y en el paro, son los que pretenden abaratar la mano de obra para, una vez provocado un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) encubierto y maquillado, poder crear puestos de trabajo precario con esclavos encadenados y arrodillados ante el Gobierno de Rajoy y ante el "sindicato del crimen" que es el que lidera un grupo de empresarios caciques y mafiosos. Esos sí son los auténticos privilegiados y millonarios que luchan por liberalizar los puertos imponiendo el látigo y la esclavitud.