Log in
Sin imágenes

Cultura

Cultura

Imbéciles antitaurinos

Aborrezco el mal trato animal, incluido (o sobre todo) el que se le inflige a los toros en la mal denominada “fiesta nacional” o corridas de toros, que por supuesto aboliría, pero se tendría que hacer de forma adecuada y racional, esto es, mediante el preceptivo debate en la sociedad y que ésta decida en referéndum, o mediante una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) debatida y votada en el Parlamento, o a instancia de éste que como legitimo representante del pueblo español puede adoptar tal decisión.

  • Escrito por Antonio Aguado Suárez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 507

Los eufemismos gloriosos

Decían los libros de texto que servían de un curso para otro, de los de la primera mitad del franquismo, que el hidalgo y glorioso conquistador español que partió a descubrir pueblos salvajes para incorporarlos a la Corona de Castilla, jamás tuvo reparo en mezclar su raza y regalar su conocimiento del Dios auténtico y verdadero.

Desprovista del eufemismo patrio, la enseñanza se resumiría en que nuestros gallardos conquistadores no tuvieron reparos en violar a las nativas, aunque ya no suene tan bien.

Por eso la patria, el orgullo de la supremacía de una raza sobre otra, el derecho de pernada y la esquilmación de los recursos naturales, han de ir acompañados de una mínima cantidad de metáforas, de eufemismos capaces de vestir con sedas la realidad. Incluso nuestros valientes conquistadores, los que luego cambiaron oro por baratijas, portaban un ADN que no superaría la prueba del algodón, pues las sucesivas invasiones de normandos, romanos, galos y magrebíes fueron el crisol de nuestra raza ahora tornada en invasora, fruto de la grandeza de quienes nos invadieron, también con el eufemismo suficiente para que no se notase que violaban a nuestras nativas ibéricas. Catalanes, vascos gallegos, andaluces, casetellanos... ahí quedaron los posos en el crisol donde se fundieron otras razas.

Y es que el cuento apenas ha cambiado y la historia se repite sin parar, apenas cambian las metáforas. Ahora las "armas de destrucción masiva", "el respeto a los derechos humanos" y "el restablecimiento de la democracia" son, entre otras, las majestuosas y grandilocuentes locuciones adverbiales con las que justificamos las matanzas, la esquilmación de los recursos y la violaciones de las nativas. La historia, insisto, es la del niño maltratado que se vuelve maltratador cuando llega a adulto.

Sólo cambian las metáforas porque, incluso, hoy nos estamos auto invadiendo, esquilmando nuestros propios recursos y hasta violando nuestras propias nativas. Las metáforas ahora dicen "todo por España", "evitar el totalitarismo populista de Podemos", "salvar nuestra economía"... y nos siguen cambiando nuestra sangre, nuestro sudor y nuestro futuro por baratijas. Las metáforas, en las dosis precisas, sobre todo los eufemismos inmisericordes, terminan transformando la infame realidad en un himno glorioso y triunfal.

No sé si este 12 de octubre seguimos teniendo algo que celebrar o sólo un enorme motivo para no parar de pedir perdón, por lo que hicieron a latinoamética nuestros invasores, hijos de una raza que también fue invadida y esquilmada. Como lo estamos siendo ahora mismo los que sobrevivimos al siglo XX, con invasiones dirigidas por videoconferencia desde despachos de transnacionales, pero con el mismo resultado y sus eufemismos adaptados. 

Intento buscar un fruto sano, una flor en medio de este inmenso estercolero de eso que llamamos la historia de la conquista de América y me llega el recuerdo de la belleza del primer cuento que leí de Juan Carlos Onetti. Con el temor de ser un asesino que aún no ha matado se me escapó una lágrima. Pero no se lo cuenten a nadie: los hombres no lloramos.

  • Escrito por Álvaro Felipe
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 594

El timple y las chácaras de Sísifo

Canarias siempre fue un país de buenas salidas para la música. Las buenas salidas musicales eran el aeropuerto de Gando y el de los Rodeos. Por sus conexiones con Londres y con Ámsterdam. Con Viena y con Colonia. Con Nueva York y con Boston

  • Escrito por Enrique Mateu
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 649

El Festival de Música de Canarias para 'dummies'

Ya han pasado tres semanas desde la presentación del 33 Festival de Música de Canarias. Tanto los medios de comunicación convencionales como las redes sociales se han incendiado desde entonces. Nunca había ocurrido nada parecido. 485 menciones en medios y redes sociales con un valor equivalente publicitario total de 54.953 euros, según la empresa de análisis MMI Analytics, y con solo un 28% de menciones negativas (en contra de los cambios en el Festival) pero como si fueran pedradas en la cabeza por su virulencia.

  • Escrito por Enrique Mateu
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 813

Tiempo de fiestas

Afortunadamente hay vida más allá de la política. La preocupación, mezclada con decepción, que la ciudadanía experimenta ante la incertidumbre que le causa la falta de un gobierno del Estado, se amortigua con la alegría que supone la llegada de las fiestas a nuestros barrios o nuestros pueblos.

  • Escrito por Antonio Morales Méndez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 723

Los 3.000 de la Puerta de Sol

Fueron 3.000 jóvenes inconformistas los que se reunieron en la Puerta de Sol, mientras la Comisión Europea, el Gobierno estadounidense y los grandes lobbies empresariales se estaban reuniendo a espaldas de ellos, para negociar las condiciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones que cercenará su futuro.

3.000 jóvenes aguantaron el implacable sol de julio durante horas, mientras capitalismo salvaje y neoliberalismo colaboran a diario para arrastrarles hasta los inicios del siglo XIX.

Los 3.000 no se preocuparon por confirmar si alguien comunicó a la Delegación del Gobierno que se iban a reunir. En su desafío hasta se permitieron ignorar al sistema, arriesgándose a que los antidisturbios les disolvieran y les aplicasen las sanciones previstas en la Ley Mordaza, esa Ley que les limita el derecho a expresarse colectivamente.

Los 3.000 se concentraron mientras la sanidad pública se desmantelaba a diario, convirtiendo el derecho a la salud en un negocio para las empresas amigas del gobierno y de las puertas giratorias. Se concentraron en la Puerta de Sol, con un sólo grito, mientras los recortes sociales seguían abriendo una brecha de desigualdad y dividían a una sociedad enferma, una brecha que en el fondo sólo es una trinchera en la que se pondrán a refugio los más pudientes, los que realmente van a tener acceso al nuevo sistema educativo, un sistema en el que sólo cuenta lo que tienes y no lo que realmente vales.

Se reunieron obligados por la urgencia de esta situación ya inaguantable: Los convocantes querían llamar la atención de Niantic Labs, empresa participada por Nintendo, la fundadora del juego, para que en un futuro considere a Madrid candidata para realizar el primer evento con un Pokémon Legendario. Hay que tener en cuenta que algunas de las criaturas de carácter mítico son muy difíciles de cazar, porque son muy poderosas y aparecen con poca frecuencia.

Armados con sus smartphones cargados con balas de razón, los 3.000 jóvenes consiguieron superar el record Guinness anterior de cazadores de Pokemons.

Una vez conseguido el objetivo, los 3.000 Pokémons de la Puerta de Sol volvieron a su vida normal, satisfechos de haber logrado un futuro mejor con su lucha.

  • Escrito por Álvaro Felipe
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 848

Presencias cebolleras, mas no añoranzas

Resulta curioso: las casualidades no existen, dicen. ¿Pero qué son, si no, sucesiones de hechos enlazados entre sí por el mismo hilo conductor?

  • Escrito por Nicolás Guerra Aguiar
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 731

Emotivo homenaje a dos poetas en La Laguna. La Palma.

En las pasadas fiestas de La Laguna, La Palma, tuvo lugar en la Asociación de Vecinos Velia, dirigida por Marcelino Rodríguez, un homenaje a dos poetas Antonio Hernández Capote y Antonio Rodríguez Martín.

  • Escrito por Rosario Valcárcel
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 853

¿Un día habrá una isla?

El sentimiento de amor a la Patria une mucho a las personas, nos hace partícipes de un ser espiritual mucho más grande y fuerte que nuestra frágil y efímera individualidad.

  • Escrito por Santiago Pérez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 870