Log in
Sin imágenes

¿Maltrato y explotación animal sólo en una granja de Murcia?

  • Published in Cultura

Después del programa que Jordi Évole en "Salvados" ha dedicado a la industria cárnica, la pregunta es: ¿lo único que procede debatir es si en una granja de Murcia se trata mal a los cerdos, o si hay maltrato en varias, o en todas? ¿o si hay sensacionalismo en un programa de TV? ¿eso es todo?

Si el lugar donde están los animales de granja es más grande ¿ya está todo bien? Si los vigilan más veterinarios ¿entonces ya todo lo demás da igual?

¿Cuántos metros cuadrados debe tener la nave donde están los cerdos para empezar a ser éticamente aceptable explotarlos por dinero? ¿con cuántos veterinarios ha de contar para no ser amoral?

¿En qué casos es aceptable forzar a una vaca una y otra vez para que se quede preñada, arrancarle su bebé delante de sus ojos para matarlo y convertirlo en filetes, y robarle además a ella la leche que era para su hijo, todo lo anterior para enriquecerse unas cuantas personas?

¿De qué modo sería aceptable lo que hacen con los pobres pollos las empresas cárnicas?

¿Qué cambia del hecho de matar a un pobre cabrito la circunstancia de que a tu entender “le has dado una buena vida”?

Si le das “buena vida” a un cerdo para que te salga un jamón más bueno y del que puedas sacar más pasta, ¿ya está?; con eso… ¿ya? ¿”chin-pón”?

Una orca en libertad recorre unos 400 kilómetros cada día: ¿cómo habría de ser de grande una piscina para que entonces sí fuera legítimo cazar una cría de orca, separarla de su familia y encerrarla de por vida, como hace el dueño de Loro Parque para hacerse de oro, mientras se jacta de “amar a los animales”?

En lo relativo a dignidad y su derecho a vivir: ¿qué diferencia hay entre tu perro y un cerdito? ¿realmente uno sí tiene derecho a vivir, y el otro no?

¿Hay que evitar a toda costa que nuestra perrita sufra, pero no pasa nada si a un cerdito lo castramos sin anestesia, generándole tantísimo dolor, o lo abrimos en canal con un cuchillo?

¿Crees que no sufren los animales de granja, pero tu gato sí, cuando por ejemplo se clava una astilla?¿O es que el dolor inmenso de un cerdo sí es justificable y el de tu gata, no?

Claro que cada cual es libre de comer o no productos de origen animal, y todas las opciones deben ser respetadas.
Solo quiero decir que estamos como civilización tratando a seres sintientes como si fueran objetos, para que unos cuantos -muy pocos- ganen muchísimo dinero.

Que estamos disponiendo de sus vidas, cuando lo único que quieren es eso, vivir; han sido creados para eso y tienen derecho a ello.
Que los estamos masacrando, causándoles un sufrimiento atroz.
Y lo estamos haciendo cuando hoy en día está acreditado que no necesitamos productos de origen animal; ni para sobrevivir, ni para tener mejor salud.

No es que los animales tengan los mismos derechos que nosotros: pero sí lo tienen a la vida y a que sea respetada su dignidad .
“Es que es legal”, “cumplimos todas las normativas”, “quien no quiera ir a un zoo que no vaya, es legal”. A ver: si algo es legal ¿ya no podemos decir que nos parece amoral?

Zara ha venido vendiendo camisetas fabricadas para ella en Bangladesh con mano de obra infantil y trabajadores/as con sueldo de 32 euros al mes. Y es legal. Pero… ¿puedo decir que me parece amoral? ¿puedo?

Hay miles de ejemplos como éste. La esclavitud era legal.
Ser vegano no me hace moralmente superior a ningún otro ser humano, yo aquí no estoy calificando a las personas: estoy señalando “comportamientos” (no personas) que en mi opinión son inmorales, injustos e inaceptables.

No tengo la más mínima legitimación para dar lecciones a nadie sobre nada.     
Pero siento que debo hacer esta reflexión porque igual así dejan de morir, dejan de sufrir, algunos de esos millones de seres luminosos, inocentes.

Por si alguien, libremente, quiere escucharme.
No hablo desde el reproche a ningún otro ser humano que coma productos de origen animal.
Hablo así porque siento pena. Muchísima pena.Así que esto no es contra ti, ni contra nadie. Es “a favor”. A favor de ellos.
¿Sabes qué pasa? Que ellos, los animales, no tienen voz. Y yo sí.