Log in
Sin imágenes

Carta a los Reyes Magos de Oriente

  • Published in Cultura

Querido Reyes Magos de Oriente.

Parece que han parado de bombardear Alepo y que la han liberado definitivamente, aunque lo que no han dicho a ciencia cierta es de qué la han liberado. Así que cuando vengan a traernos los regalos como cada año ya pueden pasar por Alepo, si les pilla de paso, sin los chalecos antibalas. Eso sí, cuidado con las minas antipersona: las que exporta España dicen que son muy buenas, por eso se venden muy bien.

Este año no quiero pedirles nada para mí, ni paz en el mundo ni cosas así, que está más que visto que es una quimera.

Resulta que estuve releyendo “Breve historia del tiempo”, de Stephen Hawking. El libro es algo antiguo, lo que me llevó a buscar información en Internet sobre la distribución de la materia oscura en el universo. Así supe que un equipo mundial de astrónomos había elaborado un mapa utilizando la cámara de 575 megapíxeles del telescopio ubicado en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo, en Chile.

El mapa sólo representa el 0,4% del universo visible y, como la materia oscura es invisible a los medios técnicos actuales porque no emite ningún tipo de radiación, su presencia sólo se puede detectar indirectamente, gracias a lo que se conoce como efecto de lente gravitacional débil, es decir, cuando la luz procedente de galaxias lejanas se curva por la presencia de materia oscura, concretamente por la distorsión del espacio-tiempo que crea la masa de la materia oscura a su alrededor.

En esto estaba meditando cuando recibí una llamada telefónica, de esas que sólo se reciben por esta época. Resulta que me invitaron a acudir a una fiesta de fin de año, una fiesta privada que costaba más de 100€ más el alquiler del esmoquin, porque yo no tengo de eso. Incluso me dijeron el sitio donde lo podría alquilar aún estando “gordito”, porque tenían tallas para todos, lo que vendría a cifrar mi “felicidad” del día 31 en unos 200€, esmoquin incluido. Por supuesto, decliné amablemente la invitación. Más que nada, porque mi concepto de la felicidad es muy distinto a pasar tres horas dando saltitos al ritmo de cualquier cosa, intentar conseguir una intoxicación etílica manteniendo la elegancia precisa para combinarla con el esmoquin o, en el caso de los más pudientes, dos pares de rayas de cocaína. 

Y de ahí me surgió la idea de lo que les quería pedir a los Reyes Magos este año. No es nada para mí aunque, indirectamente, me beneficiaría. Verán, queridos Reyes Magos: Es que conozco a varias personas que piensan así, que pasaron por el simulacro de amor fraternal del día 24, se enfrentan al simulacro de felicidad 6 días después escenificando la felicidad del día 31 de diciembrey, finalmente, otros seis días después, participarán de lleno en el simulacro de generosidad y derroche del día 6 de enero. 6-6-6. Esto me recuerda al número del diablo.

Esta conmemoración pagana del solsticio de invierno, al contrario que el del verano, coincide con la campaña de invierno de El Corte Inglés, y ya saben que cuando es Navidad en el Corte Inglés hay que rascarse el bolsillo para ser feliz. Así, que estas personas que conozco. seguramente se gastarán un dinero que no tienen para aparentar ser felices el día 31 por la noche. Y contagiarán esa falsa alegría a otras personas que tendrán que hacer lo mismo, dar los mismos saltitos en fiestas privadas con esmoquin de alquiler si no son los bastante pudientes para tener uno en propiedad, incluso a gastar más dinero que ellos, para demostrar aún mayor felicidad, si cabe. Apenas se recuperaron del sobresaliente cum laude de la escenificación del amor fraternal del día 24, caen de bruces en la opereta de la felicidad del día 31.

Centrándonos en mi regalo. Quiero que le traigan un poco de sabiduría a todos los que pillen dando saltitos. No se me vayan a equivocar y la confundan con la inteligencia: la sabiduría es la que está al lado del sentido común.

Quiero que les traigan sabiduría a quienes viven estabulados en una granja de personitas, que es como una granja de gallinas, pero con personas. Con personas que viven, trabajan y fallecen, sin darse cuenta que toda su vida han sido un factor de producción en la granja que construyeron otros. Los que estarán dando saltitos con esmoquin de alquiler seguramente no saben dónde está Alepo. Tampoco sabrán que en las guerras, miles de personas que no se conocen entre sí se matan entre ellos cargados de odio, y lo hacen para defender los oscuros intereses de media docena de mangantes que sí se conocen perfectamente entre ellos, pero hacen que mueran otros.

Ellos no saben, por lo menos la mitad ni se entera, que les llamarán en un par de años para el simulacro de volver a meter un papelito en una caja transparente con una rajita encima. Esa caja se llama urna, y el simulacro se llama elecciones, una fiesta que se escenifica, a su vez, dentro de otra que se llama democracia.

Quiero, queridos Reyes Magos de Occidente, que les traigan un poco de sabiduría a todos ellos. A la mitad que no se entera del simulacro, para que vayan a votar. Y a los que van a votar, para que cuando elijan la papeleta de Coalición Canaria porque son de aquí, que piensen que “para que me robe uno de fuera, que me robe uno de aquí” no es un buen argumento. Pensar que los de "aquí" somos mejores que los de "allí" simplemente por haber nacido "aquí" es como pensar que descendemos de un mono distinto. Quiero que le traigan sabiduría también a los que van a elegir la papeleta del PSOE creyendo que son socialistas, porque no lo son. Y a los que van a elegir la papeleta del PP, pensando que sólo han habido casos “puntuales” de corrupción, que el “vivan las cadenas” tampoco es una opción.

Quiero que le traigan sabiduría a todos, para que sepan que esa cosa rectangular que les va diciendo lo que tienen que hacer, lo que tienen que comprar, esa cosa, dicharachera y escandalosa, que les sumergen en una realidad virtual para que no se den cuenta de lo que está sucediendo realmente, se puede apagar y que no pasa nada. Quiero que les traigan un poco de sabiduría para que se den cuenta que su cerebro se ha configurado, poco a poco, para conocer los nombres de los jugadores del Tenerife, los resultados de la liga, las quinielas, las letras de las canciones de Pepe Benavente… y poco más. El cerebro, con un entrenamiento mínimo, les puede volver a servir para pensar y ser críticos.

Con un poco de sabiduría, de esa que les pido, los que son felices dando saltitos con un esmoquin de alquiler podrán darse cuenta que con su voto, ejercido responsablemente y con sabiduría, conseguirían de forma incruenta lo mismo que si pusieran a funcionar las guillotinas, hasta que podrían conseguir el milagro de que se pusieran a trabajar la caterva de mangantes que tienen a Canarias por cortijo.

La verdad, queridos Reyes Magos, no sé a ciencia cierta por qué les puedo pedir que me regalen cosas y por qué -dicen- que ustedes las traen.  No lo tengo claro, pero aún así, lo voy a hacer. La verdad, dejé de creer en ustedes hace mucho tiempo y los reyes, en general, no me gustan porque me siento republicano de buena voluntad. Pero es que, cuenta una leyenda, que hace poco más de 2.000 años ustedes regalaron oro, incienso y mirra a un revolucionario que se alzó contra el impero, que por aquel entonces eran los romanos. Esa misma leyenda cuenta que aquel revolucionario fundó una iglesia que, con el tiempo, se transformó en una multinacional que basó su negocio en transformar la fe en dinero. Y hoy el imperio ya no es el romano, ahora los imperialistas son los EE.UU y el capital transnacional, los mismos que han ayudado a hacer de Alepo una ciudad fantasma. También cuenta esa leyenda que los judios, los mismos que ahora masacran a los palestinos, mataron al revolucionario al que ustedes tres llevaron el oro, el incienso y la mirra. Y lo mataron aún sabiendo que era el único que conocía el truco para convertir el agua en vino. Qué paradoja.

En fin, y volviendo a la materia oscura, no quería despedirme sin decirles que la densidad media de la materia del universo conocido es de 4 átomos por metro cúbico y que la energía oscura, que está presente en el espacio vacío, tiende a ejercer una presión, a diferencia de la fuerza gravitacional, de carácter repulsivo. Tal vez, algún día, se sepa que la materia oscura es energía oscura en conserva. Lo que sí sabemos es que el Universo está compuesto de un 68 % de energía oscura (dark energy) y un 27 % de materia oscura (dark matter). El 5% restante sería la materia visible, materia entre los que se encuentran los que darán saltitos celebrando el año nuevo con esmoquin de alquiler.

Muchas estrellas tuvieron que consumir el Hidrógeno inicial en sucesivas fusiones nucleares hasta reventar y germinar el espacio con los elementos de la tabla periódica. Muchas casualidades tuvieron que ocurrir para que se acumularan en un punto del espacio, para que se uniera el polvo de las estrellas y formaran aminoácidos, para que la gravedad del agrupamiento impidiera que se escapase el aire por el espacio, para que hubiera agua en estado líquido... hasta que, una vez superada la entropía, de los aminoácidos pasamos a las proteínas y a la vida. Y millones de años después, unos pocos investigan la materia oscura y los Bosones de Higgs sin más ánimo de lucro que el conocimiento, mientras la mayoría sigue atrofiada dando saltitos con un esmoquin alquilado. Si le preguntas por Alepo a cualquiera de estos últimos te expones a que, a su vez, te pregunte ¿En qué equipo juega Alepo?

Queridos Reyes Magos. Háganme el favor de traerles un poco de sabiduría a todos ellos, por favor.

Gracias.

 

 

http://news.fnal.gov/2015/04/mapping-the-cosmos-dark-energy-survey-creates-detailed-guide-to-spotting-dark-matter-2/

http://www.elorigendelhombre.com/materia%20y%20energia%20oscura