Log in
Sin imágenes

Los 3.000 de la Puerta de Sol

  • Published in Cultura

Fueron 3.000 jóvenes inconformistas los que se reunieron en la Puerta de Sol, mientras la Comisión Europea, el Gobierno estadounidense y los grandes lobbies empresariales se estaban reuniendo a espaldas de ellos, para negociar las condiciones del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones que cercenará su futuro.

3.000 jóvenes aguantaron el implacable sol de julio durante horas, mientras capitalismo salvaje y neoliberalismo colaboran a diario para arrastrarles hasta los inicios del siglo XIX.

Los 3.000 no se preocuparon por confirmar si alguien comunicó a la Delegación del Gobierno que se iban a reunir. En su desafío hasta se permitieron ignorar al sistema, arriesgándose a que los antidisturbios les disolvieran y les aplicasen las sanciones previstas en la Ley Mordaza, esa Ley que les limita el derecho a expresarse colectivamente.

Los 3.000 se concentraron mientras la sanidad pública se desmantelaba a diario, convirtiendo el derecho a la salud en un negocio para las empresas amigas del gobierno y de las puertas giratorias. Se concentraron en la Puerta de Sol, con un sólo grito, mientras los recortes sociales seguían abriendo una brecha de desigualdad y dividían a una sociedad enferma, una brecha que en el fondo sólo es una trinchera en la que se pondrán a refugio los más pudientes, los que realmente van a tener acceso al nuevo sistema educativo, un sistema en el que sólo cuenta lo que tienes y no lo que realmente vales.

Se reunieron obligados por la urgencia de esta situación ya inaguantable: Los convocantes querían llamar la atención de Niantic Labs, empresa participada por Nintendo, la fundadora del juego, para que en un futuro considere a Madrid candidata para realizar el primer evento con un Pokémon Legendario. Hay que tener en cuenta que algunas de las criaturas de carácter mítico son muy difíciles de cazar, porque son muy poderosas y aparecen con poca frecuencia.

Armados con sus smartphones cargados con balas de razón, los 3.000 jóvenes consiguieron superar el record Guinness anterior de cazadores de Pokemons.

Una vez conseguido el objetivo, los 3.000 Pokémons de la Puerta de Sol volvieron a su vida normal, satisfechos de haber logrado un futuro mejor con su lucha.