Log in
Sin imágenes

Cultura

Cultura

Muere la escritora canaria, Julia Gil

Después de una semana sin ordenador y sin móvil, casi fuera del mundo. Al llegar de nuevo a casa, me he enterado de la triste noticia. Una gran mujer, madre, abuela, profesora, escritora: Julia Gil, ha muerto.

  • Escrito por Rosario Valcárcel Quintana
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 77

Ramón Araujo, el juglar gallego y palmero

IDA Y VUELTA

Él es no solo un humorista fundador de Anticraisis y el Trío Zapatista, un músico en la línea de Les Luthiers, un practicante de la Comedia del Arte italiana, ese teatro popular provocativo, un compositor, un pensador, un enseñante, un autor de libros, el letrista de la cantante Ima Galguén, el alma de grupos que hablan de las cosas cotidianas sino que, sobre todo, se considera un juglar de los caminos que habla a borbotones.

  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 95

Cuba, la isla en verso

Siempre soñé con ir a Cuba. Y después de varias tentativas frustradas, por fin llegó la oportunidad: mezclar literatura y ocio. Y tuve suerte porque nos invitaron al “Sexto Encuentro de la Isla en Verso” en la isla caribeña. Un Congreso de escritores en los que participaron españoles y una decena de países latinoamericanos. El objetivo era interrelacionar la poesía, la cultura, brindar una oportunidad de encuentro y reafirmación de la diversidad.

  • Escrito por Rosario Valcárcel
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 202

Cuba: la difícil transición, la magua de los canarios y un encuentro de escritores

Volvimos a Cuba 29 años después para una visita muy intensa en la cual recorrimos 2000 kilómetros de carretera, desde La Habana a Holguín y desde Holguín a Pinar del Río, de extremo a extremo a través de las ciudades más conocidas. Cuba con sus verdes, Cuba con sus huertas y sus vegas y La Habana Vieja, una auténtica joya en restauración. Territorio fraternal donde los cubanos te consideran uno de ellos, aunque esté casi olvidado el enorme aporte de los canarios. La excusa fue un encuentro de escritores, sexta edición de La Isla en Versos, al que acudimos con ayuda del programa Canarias Crea, en el que los participantes de aquí tuvieron protagonismo, y en el que más de 50 escritores latinoamericanos y europeos hicieron sus aportaciones.

  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 150

Machismo contra feminismo y viceversa

EL BAR DE PEPE

“Una noche fui a un bar, conocí a una hermosa mujer, conversamos toda la noche, nos reímos, coqueteamos, la invite a varios tragos, a las 5 am llegó un tipo, la tomo del brazo y la llevó al baño, tuvieron sexo y luego ella se fue con él. Pero no importa yo tuve la posesión toda la noche”
Atentamente: Pep Guardiola.

  • Escrito por Joaquín Hernández
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 197

Saludo militar y protocolo civil

EL RINCÓN DEL BONZO

Se ha suscitado cierta polémica por la aplicación obligatoria del saludo castrense de la policía local uniformada a los cargos públicos en el ejercicio, ambos, de sus respectivas funciones.

Conviene disponer de un lugar para cada cosa, y todas colocadas en su sitio. Los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, excepto la Guardia Civil, no tienen condición militar y no parece que el mero hecho de utilizar uniforme, gorra incluida, justifique una regla protocolaria que no corresponde por ajena.

El saludo militar, sobre cuyos orígenes se ha especulado con todo tipo de suposiciones, es un gesto que manifiesta respeto por la jerarquía, asunción de la disciplina, educación entre iguales y deferencia hacia el superior. Las normas de uso y aplicación, son tan estrictas como competen al propio ámbito de su ejercicio. Desde el ritual y garboso toque al lado derecho de la visera de la gorra, con la palma de la mano extendida hacia adentro, sobre la marcha si se va caminando, o acompañando el taconazo prusiano para cuadrarse a pie quieto, hasta la firmeza del “saludo con armas”, que consiste en, desde la posición de “firmes” y con el arma larga –fusil o similar; bayoneta calada o no– apoyada la culata en el suelo, pegada al costado izquierdo y sujeta con esa mano, se cruza el brazo derecho con energía hacia el hombro izquierdo con la palma  extendida abajo paralela al suelo.

O el vistoso saludo con el sable desenvainado; usado en ceremonias de alto copete cuando, en un pase de revista a la tropa formada, la autoridad a la que rendir honores, militar o civil, recibe el homenaje del oficial al mando, quien con el sable apoyado en el hombro derecho, para saludar y despedir al homenajeado, se cuadra con el taconazo correspondiente, a una distancia de respeto, lleva la empuñadura a la altura de los ojos con la hoja vertical hacia arriba, y en una secuencia continua, baja la punta al suelo y vuelve a subirla hasta la cara para luego apoyarla de nuevo en el hombro. El inconveniente surge cuando el Excmo. Sr., o Sra., no conoce el protocolo y con toda su amabilidad se acerca con la mano extendida para corresponder al teatral saludo. Con ánimo de no descomponer demasiado la figura, el oficial tiene que cobijar eventualmente el sable bajo el brazo izquierdo y dejar libre la mano derecha para el afectuoso apretón de despedida.

Rituales, en fin, que simbolizan ciertos valores de cortesía, respeto y buena educación… entre otros.

No parece adecuado ni razonable pretender imponer reglas ajenas en otro  contexto específico que poco o nada tenga que ver con el original. No creo que sea aceptable de buen grado para un agente uniformado tener que rendir una especie de pleitesía gratuita ante Ilmos. Sres., o Excelencias cuyo título les da derecho a ese tratamiento, en teoría, por razón de su cargo o dignidad y empleo; cuando en la práctica, y por mor de las listas cerradas, la condición de ilustre o excelente no respalda demasiado a algunos como  de distinguida prosapia.

En cuestión de protocolo debiera exigirse respeto a quienes alardean de incumplirlo con irrupciones poco presentables en foros institucionales, donde se vulneran impunemente normas de conducta básicas y comportamientos de educación elemental en forma de camisas desharrapadas, pelambreras grotescas y desaliño general para ostentar una contracultura que no debiera tener cabida en sedes que representan la dignidad de todo el pueblo.

Es una falta de respeto para los miembros de los cuerpos de seguridad del Estado que tengan que cuadrarse por obligación ante la presencia de quienes ofrecen una imagen marginada, desde la que rechazan, además, cualquier síntoma de calidad en el comportamiento cívico.

Puedo no estar en lo cierto y, cómo no, acepto discrepancias emitidas con cortesía y buenas formas para poder debatirlas. Pero el sentido común que me dicta la importancia incuestionable del fondo, también me sugiere que la forma debe ser expresión de la realidad que va dentro.

www.elrincondelbonzo.blogspot.com




  • Escrito por Carlos Castañosa
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 234

Mentes salvajes en entornos domésticos

De acuerdo con la Teoría de la Evolución darwinista, los seres vivos de La Tierra se han desarrollado diversificándose a partir de diseños antiguos y agrupándose, por compatibilidad reproductiva, en especies. Así, los seres humanos, no siempre hemos sido como ahora, ni siempre hemos sido una única especie.

  • Escrito por Xavier Aparici Gisbert
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 215

Desde mi ansiedad, Ginés Lao Mendoza

El personaje que Woody Allen interpreta en sus películas podría ser un buen reflejo de una persona que sufre un trastorno de ansiedad generalizada.

  • Escrito por Rosario Valcárcel Quintana
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 173

Analfabetos

EL BAR DE PEPE

En estos días, como en todos los años por estas fechas, se sacan al aire los trapos sucios de la cultura española.

  • Escrito por Joaquín Hernández
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 300

Los Canarii, políticamente, pintamos poco

El título escogido viene a pelo de brocha, diríamos, utilizando un término acorde con el arte pictórico, que, técnica capaz, dependiendo de la mano y cerebro hábil que utilice los pinceles, de culminar una bella o pésima obra; eso, salvas sean las diferencias, es lo que viene ocurriendo en unas islas, dicen, afortunadas, parte de la Macaronesia, ancladas en el  Océano Atlántico Noroccidental africano, sujetas a los vaivenes de una clase dominante, históricamente, alejada de los intereses o sentires de los pobladores canarios.

  • Escrito por Juan Francisco Ramírez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 252

La cultura de un pueblo se puede medir...

La cultura de un pueblo se puede medir desde varias perspectivas

EL RINCÓN DEL BONZO

La más reseñable –como tópico atribuido a Gandhi– habla de “por cómo su gente trata a los animales”. Irrefutable sentencia. Otras citas aluden al nivel intelectual de sus gobernantes.

  • Escrito por Carlos Castañosa
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 259

Maltrato animal

La primera vez que vi a Maiden, supe que no era el gato con botas que yo había conocido en mi niñez, ni el de Shrek y mucho menos el negro de Allan Poe. La primera vez que la vi me provocó la misma impresión de aquellas historias literarias de animales humanizados que, inventados por seres humanos, me desataban pánico. Miedo, el mismo que me originaba aquellos cuentos de ogros y brujerías de mi infancia, tanto que lo recuerdo como la única cosa que parecía proporcionarme desasosiego.

  • Escrito por Rosario Valcárcel Quintana
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 301

Dunia Sánchez Padrón, Abstraismo

El pasado jueves, día 9 se presentó en la sala Domingo Rivero la exposición de Dunia Sánchez titulada Abstraismo. Permanecerá abierta hasta el día 20 de marzo del 2017.

  • Escrito por Rosario Valcárcel Quintana
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 372

Un obispo fanático

 

En realidad son muchos los obispos fanáticos que sintiéndose “heridos” en su fe, no dudan en cargar contra todo y todos los que atreviéndose a manifestar o practicar acciones personales o colectivas, que con arreglo a sus criterios y cánones religiosos establecidos por la iglesia, pretenden que sean el “santo y seña” para todos los ciudadanos y de obligado cumplimiento.

  • Escrito por Antonio Aguado Suárez
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 384

Reinonas

EL BAR DE PEPE

Banalizar el tema de la gala de Drag Queen, en el carnaval de Las Palmas de Gran Canaria diciendo que “la sociedad española está acostumbrándose a llamar la atención a base de trasgredir las normas establecidas” me parece de una ingenuidad digna de un adolescente anti sistema y revolucionario, e incluso estos, los anarquistas, estoy convencido están en contra del mal gusto y de la chabacanería.

  • Escrito por Joaquín Hernández
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 329

De masones, dioses, ateos y agnósticos

Vivimos en el barrio erróneamente denominado El Zardo, le sobra la zeta pues Sardo con ese era el apellido de un eclesiástico originario de Cerdeña, Italia, que poseyó estos terrenos de medianías por encima de Almatriche, antiguo municipio de San Lorenzo. Y tanto en Gran Canaria como en el piso de La Palma solemos hacer cenas para tertuliar con ocho o diez comensales. Tertulias que incluyen lecturas de relatos y poemas de los presentes. En la última, con estufa, chimenea, buen Rioja e incluso aguardiente de Las Manchas, pasamos un buen rato. La cosa empezó antes de las nueve y acabó a las cinco en punto de la madrugada y a ella asistieron dos masones de distintas logias, un par de empresarias, una trabajadora social, profesoras de primaria y de enseñanza media en activo y jubiladas, y un fotógrafo argentino que ha venido huyendo del clima y la contaminación de Torrejón de Ardoz. Además estaba el escribidor que suscribe, todos en la franja de edad entre los 50 y los 70. Jóvenes viejos o viejos que, con esto del alargamiento de la esperanza de vida, se niegan a dejar de ser jóvenes, abominan del alzheimer. Entre otros temas hablamos de la radicalización de Podemos, de los conflictos del momento, de los ritos de las distintas religiones, de la mala fama de la masonería quizá porque al general Franco le negaron su ingreso y de las actitudes y/o expectativas ante eso que llamamos el más allá.

Cuando murió aquel buen alcalde que fue Juan Rodríguez Doreste, con la catedral repleta, el entonces obispo Ramón Echarren, a quien teníamos por hombre progresista, ni corto ni perezoso anunció que, puesto que el alcalde había manifestado su condición de agnóstico, no iba a realizar los tradicionales actos fúnebres. De modo que pidió que los presentes rezáramos un Padrenuestro, y ahí acabó la cosa, no sin la decepción de buena parte de los reunidos. Porque agnósticos somos quienes dudamos y no podemos afirmar ni negar la existencia de Dios. Agnóstico significa gente sin un conocimiento definitivo y taxativo de la divinidad, y es una respetable. Los agnósticos no afirmamos ni negamos a Dios, porque la idea de Dios es demasiado absoluta y en nombre su nombre se han cometido demasiadas barbaridades.

Somos un país en el cual mayoritariamente nos declaramos cristianos, ya que hemos nacido y crecido en un sistema cultural cristiano. Otra cosa es que haya muchos o pocos practicantes, que en realidad son pocos. Y es que las religiones y los códigos culturales tienen cosas irracionales. Por ejemplo los judíos y los musulmanes no pueden comer cerdo, los chinos aman la carne de perro, los indios del Amazonas comen hormigas, en Tailandia gustan los gusanos, los hindúes no pueden ingerir carne de vaca. En una ocasión un amigo uruguayo de religión judía se puso a comer jamón y yo se lo reproché, a lo que me contestó que en Tel Aviv los supermercados están repletos de jamón español. En el Génesis y en el Levítico el dios de los antiguos hebreos considera al cerdo como ser impuro, bestia contaminante. Muchos siglos más tarde también Alá reveló a su profeta Mahoma que el cerdo es horroroso. ¿Por qué las religiones y los sistemas culturales son tan poco transigentes? ¿Por qué Dios iba a estar preocupado por el cerdo si hace mucho que la enfermedad de la triquinosis está controlada?

Los masones fueron condenados por el franquismo y por el papado, aunque hay muchos masones que se confiesan cristianos. En los países protestantes hasta los reyes y los presidentes de gobierno suelen ser miembros de la masonería, por ejemplo se cree que Obama es masón grado 32 de una logia de rito escocés. Si Juan Rodríguez Doreste era agnóstico, socialista y además masón ¿acaso cabe pensar que por ello fue un mal hombre y como consecuencia ha ido a parar al infierno llameante del que nos habla la tradición? Me parece que resulta complicado aceptar la idea de un Dios cruel y vengativo, es más: si la familia de Rodríguez Doreste es una familia en la que hay creyentes ¿por qué no se le podía oficiar un funeral al modo habitual en nuestro sistema de valores? Curiosamente, el sacerdote Manuel Guerra Gómez, experto en sectas, estima que en esta sociedad relativista y laicista la masonería está infiltrada en el PSOE y el PP. Autor del libro Masonería, religión y política, estima que la infiltración de la masonería en el Partido Popular se está realizando “según lo proyectado” con el control del PP gallego, el canario y el vasco. Para él, los masones “están infiltrados en la sociedad española de forma secreta” y “gracias a eso son más eficaces porque no sabes quiénes son y si han dejado de serlo”.

El más allá es una expectativa grandilocuente, a la que sin embargo se han agarrado todas las civilizaciones. Dada nuestra debilidad, necesitamos confiar en un Ser superior que todo lo ha creado y que nos reserva una segunda oportunidad. Pero si nada es eterno, si cuando se te muere tu mascota admites que nunca jamás vas a volver a verla, si todos los seres y los objetos de este planeta son efímeros ¿es lícito pensar en que vamos a conseguir alguna forma de permanencia? Tal vez el creernos merecedores de otra vida tras la muerte nos convierta en seres demasiado pretenciosos. Las religiones prometen la resurrección, necesitamos ese consuelo por no asumir la tragedia de nuestra derrota, puesto que nacemos para morir. ¿Pero acaso la muerte es un mero tránsito, un viaje hacia otra dimensión ya que somos energía y la energía no se extingue sino que se transforma? Hubo una película titulada 21 gramos, porque supuestamente tal es la pérdida de peso corporal en el momento de la muerte, ese sería el peso del alma. Pero claro que no se ha podido probar.

Ya en plena madrugada, con el fresco que viene del Guiniguada a 12 grados, disolvimos la reunión y nos fuimos tan contentos a la cama sabiendo que no habíamos resuelto nada. Para que haya más emoción y más debate en la próxima. A fin de cuentas, los amigos son lo mejor de este mundo y es genial reunirlos de vez en cuando, poder discrepar o poder matizar opiniones recordando aquello de Sócrates: “Solo sé que no se nada y, al saber que no sé nada, algo sé; porque sé que no sé nada”.


Blog La Literatura y la Vida




  • Escrito por Luis León Barreto
  • Categoría: Cultura
  • Visto: 453